Rudy Giuliani lideró la trama de los electores falsos en siete estados


Washington (CNN) — Funcionarios de la campaña de Trump, liderados por Rudy Giuliani, supervisaron los esfuerzos en diciembre de 2020 para presentar electores ilegítimos de siete estados que Trump perdió, según tres fuentes con conocimiento directo del plan.

Las fuentes dijeron que los miembros del equipo de campaña del expresidente Donald Trump estaban mucho más involucrados de lo que se sabía en el plan, un principio básico del complot más amplio para anular la victoria del presidente Joe Biden durante el conteo de votos electorales por el Congreso el 6 de enero.

Giuliani y sus aliados coordinaron los detalles del proceso estado por estado, dijeron las fuentes a CNN. Una de las fuentes dijo que hubo múltiples llamadas de planificación entre funcionarios de la campaña de Trump y operativos estatales del Partido Republicano, y que Giuliani participó en al menos una llamada. La fuente también dijo que la campaña de Trump seleccionó a simpatizantes para pasar por electores, sostuvo salas de reuniones en las casas de los estados para que los electores falsos se reunieran el 14 de diciembre de 2020, y circuló borradores de certificados falsos que finalmente se enviaron a los Archivos Nacionales.

Trump y algunos de sus principales asesores alentaron públicamente el plan de «electores alternativos» en Pennsylvania, Georgia, Michigan, Arizona, Wisconsin, Nevada y Nuevo México. Pero tras bambalinas, Giuliani y funcionarios de la campaña de Trump coreografiaron activamente el proceso, dijeron las fuentes.

Uno de los falsos electores de Michigan se jactó en un evento reciente organizado por una organización republicana local de que la campaña de Trump dirigió toda la operación.

«Luchamos para sentar a los electores. La campaña de Trump nos pidió que lo hiciéramos», dijo Meshawn Maddock, copresidente del Partido Republicano de Michigan, en un acto público la semana pasada que fue organizado por el grupo conservador Stand Up Michigan, según una grabación obtenida por CNN.

Maddock fue también uno de los 16 partidarios de Trump de Michigan que actuaron como falsos electores y firmaron el certificado ilegítimo que se envió a los Archivos Nacionales.

«Fueron Rudy y estos personajes inadaptados los que empezaron a mandar», dijo un exempleado de la campaña de Trump. «La campaña estaba lanzando bastante m*erda a la pared para ver qué se pegaba».

Fundamental para el plan del 6 de enero

Este complot fue fundamental para el plan de Trump para que el entonces vicepresidente Mike Pence echara a los electores de Biden y los reemplazara con los electores del Partido Republicano el 6 de enero durante el conteo de los votos electorales por parte del Congreso.

También ha sido objeto de un renovado escrutinio por parte de la comisión selecta del 6 de enero y de los fiscales generales de los estados, planteando preguntas sobre la participación de la campaña de Trump y si se infringió alguna ley.

El presidente de la comisión, el representante Bennie Thompson de Mississippi, dijo a los periodistas este jueves que el panel está investigando si hubo una conspiración más amplia o la participación de la Casa Blanca de Trump en la creación o presentación de estos electores falsos.

«Esa es una preocupación», dijo Thompson.

En su carta de citación enviada a Giuliani el martes, la comisión de la Cámara de Representantes se refiere específicamente a sus esfuerzos para convencer a las legislaturas estatales de anular los resultados de las elecciones. El documento cita los comentarios de Giuliani de diciembre de 2020 en los que instó públicamente a los legisladores de Michigan a otorgar los votos electorales del estado a Trump.

Uno de los electores a favor de Trump en Pensilvania, Sam DeMarco, dijo a CNN que hubo una disputa de última hora, en la que los electores del Partido Republicano del estado presionaron a los funcionarios de la campaña de Trump para agregar advertencias legales al certificado falso para decir que solo eran electores en espera, en caso de que se sostuvieran los desafíos legales de Trump.

Los documentos falsos de Pennsylvania y Nuevo México añadieron finalmente estas advertencias, pero los documentos de los otros cinco estados afirmaban explícitamente, de forma falsa, que los electores a favor de Trump eran los electores legítimos.

No está claro que ninguno de los falsos electores haya participado en sesiones de estrategia con altos cargos de la campaña de Trump. Pero tanto Maddock, de Michigan, como DeMarco, de Pennsylvania, afirmaron que estuvieron en contacto directo con miembros de la campaña de Trump.

Muchos de los implicados en la trama, incluido Maddock, se mantienen en sus acciones y siguen impulsando la mentira de que las elecciones de 2020 fueron robadas. Giuliani, un portavoz de Trump y un representante de Stand Up Michigan no respondieron a las solicitudes de comentarios de CNN.

Impulsando la mentira del robo de las elecciones

Después de que Trump fracasara en su intento de impedir que los estados en disputa certificaran la victoria de Biden, los funcionarios de la campaña de Trump, encabezados por Giuliani, lanzaron un esfuerzo paralelo para interrumpir y socavar el proceso del Colegio Electoral. Esto incluyó la promoción pública de falsas afirmaciones de fraude, mientras se exploraban silenciosamente las vías, cada vez menores, para anular los resultados.

Trump esperaba que los legisladores republicanos de los siete estados en disputa sustituyeran a los electores auténticos de Biden por la lista de electores del Partido Republicano, y que Pence sentara a esos electores durante la sesión conjunta del Congreso el 6 de enero.

El vicepresidente Mike Pence y la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, presiden una sesión conjunta del Congreso para certificar los resultados del Colegio Electoral de 2020 después de que los partidarios del presidente Donald Trump irrumpieran en el Capitolio a primera hora del día, el 6 de enero de 2021.

Una fuente con conocimiento de la situación dijo a CNN que Pence estaba preocupado por la posibilidad de «electores alternativos», y su equipo redactó cuidadosamente lo que dijo ese día durante la certificación del Colegio Electoral para reconocer solo a los electores legítimos.

Una de las fuentes con conocimiento directo del plan, un exempleado de la campaña de Trump, dijo a CNN que Giuliani trabajó estrechamente en la maniobra de los siete estados con Christina Bobb, una corresponsal de la cadena a favor de Trump One America News (OAN).

Muchas de las conspiraciones desquiciadas de Giuliani sobre las elecciones de 2020 encontraron un hogar en la cadena OAN. Y en una declaración el año pasado como parte de una demanda civil, Giuliani dijo que Bobb era «muy activa en la recopilación de pruebas» como «parte del equipo legal» que trabajaba para la campaña de Trump durante la transición presidencial.

Bobb se puso en contacto con un importante legislador de Arizona sobre el supuesto fraude electoral, según los correos electrónicos obtenidos por el grupo de supervisión gubernamental American Oversight a través de una solicitud de registros públicos. En el correo electrónico del 4 de diciembre de 2020, Bobb dijo que estaba enviando el mensaje en nombre de Giuliani. Los correos electrónicos detallan cómo el equipo de Trump estaba tratando de presionar a las legislaturas estatales para anular los resultados.

Bobb no respondió a los mensajes que buscaban comentarios sobre los electores a favor de Trump.

«Estaban trabajando todos juntos. Rudy, John Eastman y Christina Bobb, en tándem, para crear esta cobertura para OAN, para avanzar en la Gran Mentira», dijo el exempleado de la campaña de Trump a CNN.

Mientras los principales medios de comunicación cubrían los procedimientos del Colegio Electoral, que consolidaron la posición de Biden como presidente electo, la OAN se centró en los mitos de los electores deshonestos y el fraude electoral.

El diario The Washington Post fue el primero en informar de nuevos detalles sobre el papel de Giuliani y Bobb.

El campo de batalla de Michigan

Los republicanos de Michigan fueron fundamentales para intentar anular los resultados de las elecciones y Meshawn Maddock, junto con su marido, el diputado estatal Matt Maddock, fueron fundamentales para el esfuerzo dentro del estado.

Los Maddock tienen vínculos profundos con Trump. El expresidente ha respaldado a Matt Maddock en su candidatura a líder de la Cámara de Michigan. Maddock tuiteó el año pasado una foto de un artículo escrito sobre su campaña que Trump había firmado, y añadió: «Matt, estoy contigo hasta el final».

En los meses previos al 6 de enero, Matt Maddock impulsó constantemente la mentira de Trump sobre las elecciones. A principios de diciembre de 2020, Matt Maddock y otros legisladores estatales del Partido Republicano en Michigan celebraron una serie de audiencias que buscaban validar las afirmaciones infundadas de fraude electoral generalizado, lo que provocó una visita personal de Giuliani.

Cuando el esfuerzo por convencer a los legisladores estatales de Michigan de que bloquearan a los electores de Biden finalmente fracasó, Maddock estuvo entre los legisladores del Partido Republicano de cinco estados que enviaron una carta a Pence el 5 de enero, instándole a retrasar la certificación de los votos electorales. Pence se negó a seguir el plan.

Meshawn Maddock es igualmente afín a Trump y sigue propagando la mentira de que las elecciones fueron robadas.

Además de ser una electora, también ayudó a organizar el transporte para llevar a los activistas del Partido Republicano a Washington para las protestas en torno al 6 de enero y participó en la marcha hacia el Capitolio de Estados Unidos. Más tarde repudió la violencia que se produjo tras la marcha.

Maddock fue nombrada copresidenta del Partido Republicano de Michigan un mes después del 6 de enero. Pero a medida que va ganando protagonismo, su papel de falsa electora también está atrayendo el escrutinio legal.

La fiscal general de Michigan Dana Nessel, en el centro, es escoltada a la entrada del Capitolio del Estado de Michigan el 14 de diciembre de 2020 en Lansing, Michigan, el día en que los electores se reunirían para certificar el voto del colegio electoral.

«Bajo la ley estatal, creo que claramente tienes la falsificación de un registro público, que es un delito de 14 años, y la falsificación de la ley electoral, que es un delito de cinco años», dijo la semana pasada la fiscal general de Michigan, la demócrata Dana Nessel, sobre los certificados falsos firmados por los electores partidarios de Trump.

Nadie, incluyendo a Meshawn Maddock, ha sido acusado de ningún delito relacionado con el complot.

«Esto no es más que una persecución política de conveniencia dirigida por Dana Nessel», dijo Gustavo Portela, director de comunicaciones del Partido Republicano de Michigan, cuando se le preguntó sobre los comentarios de Maddock y su papel como falso elector.

Lenguaje engañoso en Pennsylvania

Los documentos de Georgia, Arizona, Michigan, Wisconsin y Nevada declaraban explícitamente, de forma falsa, que los electores del Partido Republicano eran los electores legítimos, que representaban 59 votos electorales.

Pero los documentos de Pennsylvania y Nuevo México contenían cláusulas que decían que los partidarios de Trump eran electores en espera, en caso de que un tribunal o algún otro procedimiento dictaminara posteriormente que eran los «electores debidamente elegidos y calificados».

En todo caso, esto proporcionó una capa de protección legal para los partidarios de Trump que estaban tratando de explotar el proceso del Colegio Electoral para anular una elección.

Demarco, que fue uno de los electores partidarios de Trump del estado, y es el presidente del Comité Republicano del Condado de Allegheny, dijo a CNN que él y otros electores suplentes firmaron el certificado a petición de la campaña de Trump, pero primero exigieron que se cambiara el lenguaje para dejar claro que no se pretendía impugnar la voluntad de los votantes de ese estado que votaron por Biden.

El lenguaje de mitigación se incluyó en el último momento, ya que la campaña de Trump estaba preocupada, y cuestionó si el cambio era apropiado en el período inmediatamente anterior al 14 de diciembre, según un empleado de la campaña de Trump con conocimiento del asunto.

Al final, la campaña de Trump aceptó. Pero el debate interno muestra que incluso algunos de los aliados más fuertes de Trump estaban preocupados por los intentos de anular las elecciones de 2020.

El fiscal general de Pennsylvania Josh Shapiro, habla con la gente mientras espera un discurso del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, en Mack Truck Lehigh Valley Operations el 28 de julio de 2021 en Macungie, Pennsylvania.

La oficina del fiscal general de Pennsylvania, el demócrata Josh Shapiro, dijo en un comunicado que investigaron el asunto pero concluyeron que el certificado falso no era una falsificación ilegal.

«Estas ‘papeletas falsas’ incluían una cláusula condicional según la cual solo debían utilizarse si un tribunal anulaba los resultados en Pennsylvania, lo que no ocurrió», dice el comunicado. «Aunque su retórica y su política eran intencionadamente engañosas y dañaban a propósito nuestra democracia, basándonos en nuestra revisión inicial, nuestra oficina no cree que esto cumpla los estándares legales de falsificación».

Preocupaciones sobre la democracia

Los legisladores demócratas, los funcionarios estatales y el propio Biden han condenado rotundamente el complot de los falsos electores. Biden lo mencionó en una conferencia de prensa este miércoles cuando se le preguntó sobre sus proyectos de ley de derechos de voto estancados en el Congreso.

«Nunca pensé que llegaríamos a un lugar en el que estuviéramos hablando… lo que intentaron hacer esta última vez: enviar diferentes electores a los cuerpos legislativos estatales para representar quién ganó la elección, diciendo que yo no gané, pero ganó el candidato republicano», dijo Biden. «Dudo que alguien pensara que eso sucedería en Estados Unidos en el siglo XXI, pero está sucediendo».

El presidente Joe Biden responde preguntas durante una conferencia de prensa en el Salón Este de la Casa Blanca el 19 de enero de 2022.

La naturaleza coordinada de estos esfuerzos electorales falsos y el poder creciente de los promotores de la Gran Mentira en los círculos republicanos ha preocupado a las organizaciones de derechos electorales en todo el país.

Nancy Wang, directora ejecutiva de Voters Not Politicians, con sede en Michigan, dijo que su grupo se fundó en 2016 para abordar la redistribución de distritos y el acceso al voto, pero el intento de Trump de anular las elecciones de 2020 impulsó a su grupo a concentrarse en contrarrestar los esfuerzos antidemocráticos en general.

«Esto es existencial. Se trata de las instituciones fundamentales de nuestro gobierno: si podemos votar, si tenemos algún poder», dijo Wang. «Es un momento completamente diferente al que nos enfrentamos en 2020 y 2022. Realmente se siente urgente. Es una batalla de un tipo completamente diferente. Es masiva, está coordinada a nivel nacional. Es mucho más amenazante».

Pamela Brown y Annie Grayer de CNN contribuyeron con este reporte.





Enlace fuente leer más

Romina

Romina

Romina es una entusiasta de los idiomas de España. Estudió español y francés en la Universidad de Salamanca y se graduó recientemente. Tiene intereses en todo el mundo de habla hispana y es fanática del idioma en general.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *