Quejas en Rusia por el poco entrenamiento de los nuevos reclutas


A Rusia se le complica el reclutamiento de los 300.000 reservistas que pensaba enviar al frente en Ucrania. A los intentos de dejar el país por parte de miles de personas se suman las quejas por la falta de armamento y el poco entrenamiento que reciben algunos soldados antes de ser enviados al frente. Los expertos afirman que se tardará meses en entrenar a los movilizados. El ministro de Defensa, Sergey Shoigu, ha supervisado personalmente el entrenamiento de un grupo de reclutas en Alabino, cerca de Moscú.

Por su parte, el Patriarca ortodoxo ruso Cirilo ha llamado a una movilización espiritual que contribuya a la reconciliación con Ucrania. Hace dos días, ya dijo que los rusos que murieran en Ucrania lavarían sus pecados. Sin embargo, muchos rusos han salido a la calle para protestar contra cualquier tipo de movilización.

Por el momento sido detenidas unas 2.400 personas, lo que ha provocado la alarma de las Naciones Unidas.

«Estamos profundamente preocupados por el gran número de personas que, al parecer, han sido detenidas en la Federación Rusa por protestar después de que las autoridades anunciaran una movilización parcial de tropas en el contexto del conflicto armado en Ucrania», explicaba la portavoz de derechos humanos de las Naciones Unidas Ravina Shamdasani.

Mientras tanto, miles de rusos siguen cruzando las fronteras para evitar esta o futuras movilizaciones. Unos 100.000 han llegado a Kazajistán, más de 60.000 entraron en la Unión Europea la semana pasada, decenas de miles han huido a Mongolia y unos 10.000 entran en Georgia cada día.

«Salimos de Vladikavkaz ayer a las 15h00. Compramos bicicletas y llegamos a la frontera de esa manera. Estuvimos en una cola y hoy logramos cruzar la frontera a las 11h00», explicaba una joven tras pasar la frontera.

«Nuestro coche se rompió a 100 metros de aquí, y nos quedamos atrapados yo, mis dos hijos, dos gatos y dos perros. Pero siempre hay gente buena… Por eso conseguimos estar aquí», contaba otra ciudadana rusa junto a sus dos hijos.

Rusia no ha cerrado sus fronteras y afirma que no piensa pedir a otros países que extraditen a los ciudadanos que huyen de la guerra por el momento.



Enlace fuente leer más

Romina

Romina

Romina es una entusiasta de los idiomas de España. Estudió español y francés en la Universidad de Salamanca y se graduó recientemente. Tiene intereses en todo el mundo de habla hispana y es fanática del idioma en general.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *