Por qué nos fascinan las persecuciones de crímenes reales como la de Vicky White y Casey White


(CNN) — La fascinación por los crímenes reales está bien establecida; puedes encontrar innumerables podcasts, libros y programas de televisión que lo confirman.

Pero hay algo sobre ver cómo se desarrolla un posible crimen en vivo —este mes, es la desaparición de la carcelera de Alabama Vicky White y el convicto Casey White— que despierta otro tipo de emoción más fuerte.

Desde la búsqueda de semanas de Brian Laundrie después de que su prometida Gabby Petito fuera encontrada muerta, hasta la búsqueda de White y White (sin relación), el público está fascinado por las persecuciones en curso y los fugitivos que evaden la captura. Hollywood también ha sacado provecho de esto, con películas ficticias como «The Fugitive», mientras que los medios sobre crímenes reales han demostrado ser una empresa lucrativa y duradera durante décadas.

Pero, ¿qué tiene una cacería humana que puede captar nuestra atención y mantenerla durante semanas, incluso meses?

Amanda Vicary, profesora asociada de psicología en la Universidad Wesleyana de Illinois, señala la inmediatez y la historia inconclusa.

«No solo podríamos estar en peligro nosotros mismos, sino que también existe el elemento misterioso: ¿dónde está la persona y qué va a hacer?», dijo Vicary, quien estudia los impulsores detrás del interés de las mujeres en el crimen real.

Las historias de crímenes sórdidos nos han interesado durante «miles de años», dijo Vicary, pero ver cómo se desarrolla una persecución en vivo es diferente a ver un episodio de «Dateline» sobre un crimen que tuvo lugar años antes. El peligro es real, y con pocas respuestas, los que están siguiendo las noticias están llegando a sus propias conclusiones como los agentes de la ley tras las pistas de un fugitivo.

La historia es más extraña que la ficción

La investigación de Vicary ha demostrado que las mujeres tienden a consumir medios sobre crímenes reales con más frecuencia que los hombres, una tendencia que, según ella, se debe en parte a la necesidad de «aprender algo» de un incidente violento para poder evitar que les suceda (particularmente si el crimen involucra a una mujer víctima).

«Los miembros del público en general quieren saber qué tan peligroso es alguien; eso será lo que hará que la gente deje de mirar su cereal del desayuno», dijo el Dr. Michael Bourke, expsicólogo jefe del Servicio de Alguaciles de EE.UU. y actual instructor en la Universidad George Washington.

Pero en el caso de White and White, la suya es una historia que suena como si hubiera sido arrancada de un guión cinematográfico: Vicky White era, dijo Vicary, «en todos los sentidos… una empleada respetable y confiable«, que trabajaba del lado de la ley. Casey White, que cumplía 75 años por varios delitos en 2015, también enfrenta dos cargos de asesinato.

«Suena como una película, pero es la vida real», dijo Vicary. «No es sorprendente que la gente lo esté siguiendo».

El hecho de que White fuera una agente de la ley establecida que repentinamente dejó su trabajo por un convicto le da al caso un grado de «romance», dijo Bourke, un gancho para los espectadores.

Los detectives de Internet disfrutan siguiendo los casos

FBI: Brian Laundrie se atribuyó muerte de Gabby Petito 0:38

Cuando Gabby Petito desapareció, los detectives de TikTok compusieron una imagen de cómo había sido su vida en los días previos a su desaparición utilizando imágenes de las fuerzas del orden, profundizando en Instagram y triangulando su última ubicación conocida en función de las publicaciones de otros usuarios. Cuando Brian Laundrie se dio a la fuga después de que se encontró el cuerpo de Petito, esos sabuesos se dispusieron a seguir virtualmente su rastro.

Vicary dijo que los mismos detectives aficionados que buscaron pistas en el caso de Petito y Laundrie pueden volver a la lucha por la carcelera y el convicto de Alabama: los seguidores «disfrutan pensando adónde fueron (White y White) y dónde pueden estar escondidos».

Bourke dijo que muchas personas que siguen las historias de criminales que huyen lo hacen para hacer justicia, para «sentirse parte de la mitigación de esa amenaza» en su comunidad. Pero algunos de ellos también disfrutan tratando de «vencer (a los agentes de la ley) en su propio juego» y «resolver» una desaparición misteriosa junto con los profesionales.

«Los misterios son fascinantes para la gente», dijo Bourke. «La gente está buscando las pistas; la gente quiere resolver el rompecabezas». Las pistas siguen llegando en el caso de la carcelera de Alabama y el convicto: los detalles sobre sus vidas están surgiendo y continúan alimentando las ansias de respuestas del público.

La cobertura de los medios atrae nuestra atención, incluso cuando es desproporcionada

Ciertamente, la cobertura mediática constante de los crímenes que se desarrollan es una de las razones por las que los espectadores se enredan en una historia: es difícil apartar la mirada de lo que el corresponsal de medios de NPR, David Folkenflik, llamó un «círculo vicioso» de cobertura a través de series de no ficción o reportajes en vivo en noticias por cable.

Pero los casos que reciben más atención de los medios a menudo se centran en un grupo demográfico particular de víctimas. El caso de 2021 de Petito y Laundrie despegó, argumentaron muchos, porque era una mujer blanca rubia, al igual que cuando el público se entusiasmó con la desaparición de Natalee Holloway, otra mujer blanca rubia, en 2005 y siguió de cerca la búsqueda de sospechosos.

Mientras tanto, muchas personas de color desaparecidas recibieron poca o ninguna cobertura nacional o tiempo de transmisión continuo como lo hizo el caso de Petito.

«Estas son elecciones subjetivas para elevarlas a la atención nacional, y también depende de la idea de que el valor predeterminado de quién, alguien sobre quien querrás saber, será alguien blanco y mujer», dijo Folkenflik en NPR.

Es una forma retorcida de escapismo

De la misma manera que algunos entusiastas del crimen real se creen investigadores aficionados e independientes, algunos se sienten atraídos al ver a otra persona tomar una decisión extrema, como huir con un criminal, dijo Vicary.

Dejar un trabajo estable por un convicto es una gran desviación de las normas sociales, dijo Bourke.

«Es esa caída en desgracia», dijo. «¿Qué hace que alguien así se vuelva malo? Hay un magnetismo, una atracción hacia cosas que son tan aberrantes, tan fuera de nuestro ámbito de normalidad que nos intriga».

En el fondo, «mucha gente se pregunta cómo podrían también ‘escapar’ de su vida cotidiana y empezar de nuevo», dijo Vicary, lo que muy bien puede influir en por qué estas historias captan nuestra atención. Pero si bien puede ser tentador considerar huir y desarrollar una nueva identidad, señaló que las historias de fugitivos «por lo general no tienen un final feliz».



Enlace fuente leer más

Romina

Romina

Romina es una entusiasta de los idiomas de España. Estudió español y francés en la Universidad de Salamanca y se graduó recientemente. Tiene intereses en todo el mundo de habla hispana y es fanática del idioma en general.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.