PERÚ | Emergencia ambiental para borrar las huellas de la marea negra


Perú ha declarado una «emergencia ambiental» de 90 días para afrontar el peor desastre ecológico de su historia reciente. Estará en vigor en la zona costera afectada por el derrame de petróleo que provocó el tsunami desatado a raíz de la entrada en erupción de un volcán en Tonga el pasado día 15 de enero.

Las perturbaciones en el oleaje durante una operación de trasvase de crudo entre un petrolero y una refinería local causaron el vertido de unos seis mil barriles de crudo, produciéndose una marea negra que afecta ya a una veintena de playas. Más de mil personas y decenas de máquinas pesadas están trabajando en las tareas de limpieza

Tanto el Gobierno como la ciudadanía exigen responsabilidades a la petrolera española Repsol, a cargo de la refinería:

– «Lo que queremos es que reconozcan los daños que han cometido ellos a nuestra fuente de trabajo, o sea que nos tienen que indemnizar», explicaba frente a las puertas de la refinería La Pampila un pescador llamado Miguel Ángel Núñez.

La compañía se ha comprometido a mitigar los efectos del vertido y está limpiando las zonas afectadas, pero niega ser responsable de lo ocurrido y alega que antes de realizar la descarga preguntó a las autoridades peruanas si había peligro de tsunami y les dijeron que no. El presidente peruano, Pedro Castillo, ha respondido que la petrolera no puede rehuir sus responsabilidades y el ministro de medioambiente ha anunciado que podría recibir una multa de hasta treinta dos millones de euros.

En cualquier caso, la catástrofe ecológica está ahí y los pescadores han sido los primeros en sentirla:

– «Nada, no se vende nada, la gente, bueno, como vio el derrame, la gente, todos… el pescado más que nada sale el olor a petróleo, y la gente no compra, no consume porque tienen miedo de intoxicarse, por eso, por el derrame de petróleo», cuenta Giovana Rugel, pescadera.

Mientras la fiscalía peruana investiga lo ocurrido como un delito de contaminación ambiental, el buque implicado en el vertido, el petrolero italiano Mare Doricum, está inmovilizado en alta mar bajo fianza de treinta y nueve millones de dólares. La gigantesca mancha de crudo se desplaza en dirección norte, afectado a la biodiversidad de varias zonas protegidas



Enlace fuente leer más

Romina

Romina

Romina es una entusiasta de los idiomas de España. Estudió español y francés en la Universidad de Salamanca y se graduó recientemente. Tiene intereses en todo el mundo de habla hispana y es fanática del idioma en general.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *