Marineros a bordo del portaaviones que tuvo varios casos de suicidio lo describen como inhabitable


(CNN) —  El oficial al mando se encontraba ante los marineros del equipo de seguridad del USS George Washington. Uno de los suyos, Xavier Sandor, se había quitado la vida unas semanas antes, a mediados de abril, y el capitán había bajado a hablar con los cerca de 110 jóvenes que trabajaban codo a codo con él.

La conversación con el capitán Brent Gaut duró dos horas, según cuatro marineros asistentes que hablaron con CNN. Gaut reconoció lo que los marineros habían sentido durante meses. Gaut dijo que la tripulación había vuelto al portaaviones demasiado pronto, recordaron los marineros, pero que era demasiado tarde para volver atrás.

Otro marinero dijo a CNN que Gaut habló por el sistema de altavoces de todo el barco, conocido como 1MC o 1 Main Circuit, hace unos dos meses y dijo que el barco, que había sido sometido a un mantenimiento importante, no estaba listo para que los marineros se trasladaran a bordo cuando el proceso comenzó el verano pasado. Pero dijo: «Ya no hay vuelta atrás. No podemos dar marcha atrás».

CNN se puso en contacto con la Marina para obtener comentarios sobre las declaraciones de Gaut.

La situación en el portaaviones llamó la atención nacional cuando tres marineros murieron por suicidio en una sola semana el mes pasado. Pero doce miembros actuales y antiguos de la tripulación del USS George Washington que hablaron con CNN, describieron una situación inquietante de un barco con innumerables problemas, incluyendo lo que muchos dijeron que eran terribles estándares de alojamiento en el buque que era efectivamente un sitio de construcción, preocupaciones sobre la calidad de la comida y una sensación de que el liderazgo no estaba abordando los problemas y desestimando las quejas.

Pero no fueron las únicas muertes en el portaaviones mientras permanecía atracado en el astillero de Newport News.

El portaaviones de propulsión nuclear ha estado pasando por su proceso de reabastecimiento y revisión de mitad de vida desde el verano de 2017. El proceso, que inicialmente se esperaba que durara cuatro años, se ha retrasado múltiples veces hasta al menos marzo de 2023, dijo la Marina.

Condiciones «horribles”

Todos los marineros que accedieron a hablar con CNN dijeron que el barco era inhabitable. Los marineros comenzaron a mudarse a bordo del portaaviones hace aproximadamente un año, cuando el barco llevaba ya cuatro años en proceso de reabastecimiento y revisión y se suponía que estaba listo para alojar a parte de la tripulación. Incluso después de años de trabajo para preparar el portaaviones para su próximo despliegue, el buque seguía siendo una zona de construcción las 24 horas del día. A menudo, los retos de la vida en el buque afectan más a los marineros más jóvenes.

«Estaba preparado para una situación de m****a, pero no tenía ni idea de que sería en los astilleros», dijo a la CNN un marinero actualmente asignado al George Washington. La mayoría de los marineros hablaron bajo condición de anonimato, temerosos de las consecuencias que tendría hablar sobre sus propias carreras en la Marina o las de sus amigos.

En los últimos 12 meses, la tripulación del USS George Washington ha sufrido siete muertes, de las cuales al menos cuatro son por suicidio, dijo la Marina. Xavier Sandor, que trabajaba en seguridad a bordo del buque, según quienes le conocían, se quitó la vida el 15 de abril, el tercer suicidio en una semana entre la tripulación.

El padre de Sandor, John Sandor, dijo que su hijo estaba orgulloso de alistarse en la Marina justo después del bachillerato, siguiendo los pasos de su abuelo. Pero Xavier le dijo una vez a su padre que las condiciones en el barco eran «horribles».

«¿Cómo se duerme en un portaaviones con el martilleo y los humos y olores durante el día?», preguntó John Sandor, exigiendo una explicación. «Dormía en su auto. Ningún marinero debería vivir en ese barco en esas condiciones».

Los suicidios se convierten en una trágica realidad del portaaviones, dijeron los marineros a CNN, en lugar de una aberración. «No me sorprendió. De estar en el barco tanto tiempo como he estado, es algo a lo que desgraciadamente me he acostumbrado», dijo un segundo marinero del USS George Washington. «Lo he visto, no es nada nuevo».

A bordo del barco, era casi imposible encontrar un lugar tranquilo para dormir, dijeron los marineros, y el barco sufría constantes cortes de energía y carecía de agua caliente. Las literas carecían a menudo de ventilación, dijeron, y la enorme estructura metálica del buque amplificaba la temperatura exterior hasta hacerla insoportable.

«Me despertaba en mitad de la noche congelándome», dijo otro marinero a CNN. «Vivía en mi auto en invierno, y aún así lo sentía mejor que mi camarote». El marinero, que dice que tenía 19 años en ese momento, estaba sorprendido por las condiciones del barco, muy lejos de sus expectativas de cómo era la vida en la Marina. Vivió en su auto de forma intermitente durante unas tres semanas, dice, hasta que se acostumbró a los confines del portaaviones.

«Esto es lo más bajo», dijo a CNN, hablando de la situación en el USS George Washington.

Traslado de la tripulación fuera del buque

A principios de esta semana, el oficial al mando del buque anunció que aproximadamente la mitad de los más de 400 miembros de la tripulación que viven a bordo del portaaviones se trasladarían a un alojamiento temporal fuera del buque. Otros que quisieran hacer lo mismo también tendrían la oportunidad. Todos los marineros que hablaron con CNN coincidieron en que era lo correcto.

Al preguntársele si la Marina era consciente de que los miembros de la tripulación dormían en sus autos en lugar de en el barco, un portavoz de la Fuerza Aérea Naval del Atlántico dijo que a todos los marineros «se les proporcionan los medios para alojarse», y que la Marina estudiará si el alojamiento fue un factor en los suicidios.

«La Marina y el liderazgo del Congreso se han reunido ampliamente con el actual liderazgo a bordo del USS George Washington, y se sienten seguros de que el equipo de liderazgo está trabajando duro, dentro y más allá, para cuidar de la tripulación», dijo el comandante Robert Myers en una declaración a CNN. «Nuestro enfoque actual es asegurar que estamos proporcionando un ambiente seguro y saludable para nuestros marineros a bordo del GW, y que el equipo de liderazgo a bordo tiene los recursos para hacerlo».

Un marinero compartió con CNN los mensajes del buzón de sugerencias digital del barco, donde la gente podía señalar problemas o compartir ideas. Muchos de los mensajes se clasificaban como «Calidad de vida» y se centraban en cuestiones como la lejanía del estacionamiento, la baja moral o la comida. Pero rara vez cambiaba algo, dijeron los marineros.

«Las quejas no hacen nada. Solo hay que sufrir en silencio», dijo un cuarto marinero asignado al barco.

Incluso en ocasiones era difícil conseguir una comida completa, dijeron varios marineros a CNN.

«Se quedaban sin comida y, si les quedaba algo, era, con suerte, un poco de cereal o un muslo de pollo que podía estar mal cocido», dijo el cuarto marinero, que frecuentemente trabajaba en turnos de seguridad nocturnos.

«Los prisioneros tenían mejor comida que la que teníamos en el ejército», dijo un marinero que había sido transferido recientemente del USS George Washington. El portaaviones fue su primer destino, y dice que durante un tiempo desarrolló un problema de alcoholismo debido a las condiciones de vida.

«Este es el ambiente más insalubre que he tenido que experimentar», afirmó.

Hace dos semanas, el suboficial principal de la Marina Russell Smith, el más alto cargo para un marinero, visitó el George Washington y habló con la tripulación. En un comunicado emitido posteriormente, dijo que su visita al buque tenía por objeto un «diálogo abierto y honesto» en el que quería «conocer las dificultades a las que se enfrentan nuestros marineros» y «comprender sus preocupaciones».

Pero cuando les dijo a los marineros que debían tener «expectativas razonables» y que no estaban «durmiendo en una trinchera como podría hacer un infante de marina», algunos miembros de la tripulación se quedaron atónitos. El cuarto marinero del barco lo calificó de «discurso ridículo y ofensivo».

«Eso no es una razón para que vivamos de este modo», dijo el segundo marinero. «Se pueden hacer cosas para arreglar lo que estamos viviendo».

Otro exmarinero asignado al George Washington calificó la situación a bordo de «inaceptable», especialmente considerando los recursos de que disponen los militares para hacer frente a las condiciones de vida y la calidad de vida.

«Esto no es Afganistán, donde se esperan esas circunstancias», dijo. «Esto es Newport News, Virginia».

Investigaciones

La Marina lanzó dos investigaciones tras los últimos suicidios. La primera, que se espera que finalice pronto, examina específicamente las recientes muertes a bordo del portaaviones. La segunda investigación, más amplia, examinará el clima y la cultura de mando en el astillero de Newport News, incluidos los problemas de alojamiento, estacionamiento y calidad de vida.

La Marina «confía en que nuestra investigación y evaluación exhaustiva del clima de mando y de los diversos problemas de calidad de vida identificará áreas para mejoras futuras, así como proporcionará recomendaciones para una acción inmediata», dijo el comandante Myers.

El comandante de la Fuerza Aérea Naval del Atlántico, el almirante John Meier, dijo que el buque también añadió más recursos de salud mental, como un equipo de intervención especial y un psicólogo adicional. Los miembros de la tripulación del USS George Washington también tendrán acceso a recursos de telesalud mental, así como a capacitación a bordo para los marineros más jóvenes.

El aumento de los recursos de salud mental es necesario desde hace tiempo, según los marineros que hablaron con CNN. Aunque el barco contaba con un psicólogo clínico, los marineros decían que tenían que esperar meses para obtener una cita.

Cuando Jacob Grella, que pasó la mayor parte de su tiempo en la Marina asignado al George Washington, se enteró de que estaba asignado al portaaviones, que estaba a poca distancia de su familia en Richmond, Virginia, dijo en Facebook que estaba «increíblemente feliz». Pero no tardó en convertir sus ocasionales viajes de fin de semana a casa en una oportunidad para escapar del barco.

Grella dijo que intentó programar una visita al psicólogo del barco durante su último año en el portaaviones.

Cuando lo hizo, se encontró con «un periodo de espera de seis meses», momento en el que «habría estado casi fuera de la Marina».

A pesar de su frustración, Grella y muchos de los otros marineros que hablaron con CNN creían que era posible un cambio profundo en la cultura y el clima del barco.

«Creo que es definitivamente posible», comentó, «pero para que eso ocurra, creo que en este punto es necesario que todos rindan cuentas. Hay que empezar a ver qué está causando los contratiempos y quién está causando este trato negativo y la mentalidad de estos pobres chicos».

Cómo obtener ayuda para alguien que podría suicidarse

Llama al 1-800-273-8255 en Estados Unidos para comunicarte con la Línea Nacional de Prevención del Suicidio. Brinda asistencia gratuita y confidencial las 24 horas del día, los siete días de la semana, para personas en crisis suicidas o angustiadas. Puedes obtener más información sobre sus servicios aquí, incluida su guía sobre qué hacer si se identifican señales suicidas en las redes sociales. También puedes llamar al 1-800-273-8255 para hablar con alguien sobre cómo puedes ayudar a una persona en crisis. Llama al 1-866-488-7386 para TrevorLifeline, un servicio de asesoramiento para la prevención de suicidios para la comunidad LGBTQ.

Para obtener asistencia fuera de EE.UU., la Asociación Internacional para la Prevención del Suicidio proporciona un directorio mundial de recursos y líneas directas internacionales. También puedes recurrir a Befrienders Worldwide.

Aquí puedes encontrar ayuda en América Latina y España.



Enlace fuente leer más

Romina

Romina

Romina es una entusiasta de los idiomas de España. Estudió español y francés en la Universidad de Salamanca y se graduó recientemente. Tiene intereses en todo el mundo de habla hispana y es fanática del idioma en general.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.