La Madre Naturaleza prepara una ola de calor histórica para el fin de semana del Día de las Madres


(CNN) — Una notable ola de calor con temperaturas típicas de agosto asolará a gran parte de Texas, las llanuras y el Medio Oeste desde este fin de semana hasta principios de la semana que viene.

Se prevé que entre el viernes y el martes se igualen o superen 120 récords de temperatura en al menos 13 estados, con índices de calor, que combinan la temperatura y la humedad para pronosticar la sensación de calor, cercanos a los 43,3 °C en algunos casos.

El centro y oeste de Texas presentarán algunas de las temperaturas más altas, incluyendo la ciudad de San Angelo. Texas está habituado a las temperaturas abrasadoras, pero el calor a principios de mayo normalmente significa temperaturas entre 25 y 32 °C, sin superar los 37,7 °C.

«Es bastante raro que haya una ola de calor tan extrema a principios de mayo. Por lo general, este es el tipo de calor que registramos en julio o agosto», dijo Stephen Harrison, un meteorólogo del Servicio Meteorológico Nacional en San Angelo.

Se prevé que las temperaturas máximas en San Angelo se disparen entre los 39,4 °C y los 40,5 °C, casi 11 grados por encima de las medias estacionales y rivalizando con los récords que se mantienen desde la década de 1920.

Si se añade la humedad, se sentirá más cerca de los 43,3 °C por la tarde. La mayor parte del estado se calentará con temperaturas entre 32,2 °C y 37,7 °C y se sentirá aún más caliente este fin de semana.

ola de calor

Las temperaturas máximas estarán por encima de la media en gran parte del centro de Estados Unidos.

El meteorólogo del NWS, Matthew Brady, advierte que, dados los índices de calor extremo, limitar la exposición al aire libre es primordial este fin de semana del Día de la Madre.

«El agotamiento por calor y la insolación son posibles durante una ola de calor de este tipo, por lo que mantenerse hidratado, permanecer en la sombra y reducir la exposición al aire libre es una necesidad si planea estar al aire libre este fin de semana», dijo Brady, localizado en Austin, Texas.

«Cuando las olas de calor llegan tan temprano en el año, la gente no suele estar aclimatada, por lo que siempre hay riesgo de enfermedades relacionadas con el calor, especialmente durante un evento tan prolongado», dijo Harrison a CNN.

Históricamente, las olas de calor son la catástrofe meteorológica más mortífera en EE.UU., con casi 150 víctimas mortales al año, más que los huracanes y los tornados juntos.

El carácter generalizado del calor en Texas ya ha llevado a las autoridades a prepararse para una mayor demanda en la red eléctrica.

El Consejo de Fiabilidad Eléctrica de Texas (ERCOT, por sus siglas en inglés) anunció el miércoles que pidió a las centrales eléctricas que pospongan las interrupciones en el servicio y que levanten las interrupciones en curso «para poder servir a los texanos este fin de semana».

Según el comunicado, ERCOT desplegará todas las herramientas disponibles para gestionar la red de forma fiable y prevé que habrá suficiente generación para satisfacer la demanda de electricidad.

El consejo ha sido objeto de escrutinio después de que las temperaturas frías récord de febrero de 2021 hicieran que el estado registrara la mayor demanda de electricidad y que más de 200 personas perdieran la vida durante la crisis eléctrica, siendo la hipotermia la causa de muerte más común.

Texas no es el único estado que se va a sofocar en los próximos días. En algunas zonas del suroeste, las llanuras, el sur y el Medio Oeste también se esperan temperaturas dignas del verano.

El sábado y el domingo se esperan más de 50 récords de temperatura desde el oeste, en Albuquerque, Nuevo México, hasta el este, en Nueva Orleans.

Para el lunes y el martes, el calor récord se expandirá más hacia el norte y el este, afectando a Saint Louis, Memphis, Nashville e Indianápolis. A principios de la próxima semana podrían alcanzarse o batirse otros 70 récords máximos, ya que las temperaturas oscilarán entreentre 25 °C y 32 °C.

El calor empeorará la sequía

El calor excesivo echará sal a la herida de quienes luchan contra una temporada de incendios temprana y continuará intensificando las ya nefastas condiciones de sequía.

La sequía extrema a excepcional, las dos peores categorías, tanto en Texas como en Nuevo México se ha ampliado enormemente en las últimas semanas y es probable que continúe con la próxima ola de calor.

«La ola de calor de este fin de semana no hará más que profundizar la sequía a medida que las temperaturas más altas sigan evaporando la poca humedad que queda en los suelos», dice el meteorólogo de CNN Brandon Miller. «La sequía y las olas de calor a menudo van de la mano en un ciclo de retroalimentación positiva, ya que las áreas en sequía tienden a tener menos cobertura de nubes y menor humedad, lo que puede hacer más probables las olas de calor”.

Casi una cuarta parte de Texas está ahora en sequía excepcional, la categoría más severa, el área más extensa en el estado desde 2014.

«Ha sido realmente malo, esta es nuestra época húmeda del año y todavía no estamos recibiendo las fuertes lluvias que necesitamos. Hay muchos combustibles secos alrededor y el calor extremo de este fin de semana solo exacerbará el problema», dijo Harrison a CNN.

En Nuevo México se produjo el mayor aumento de las dos peores categorías de sequía en la última semana, añadiendo más de 36.200 kilómetros cuadrados, que es casi el doble del tamaño de Nueva Jersey.

Nuevo México, que lucha contra el incendio combinado de Hermits Peak-Calf Canyon, el mayor incendio en lo que va de 2022, ha visto más tierra quemada en lo que va de 2022 que en los últimos dos años completos.

Los incendios forestales de Nuevo México vistos desde el aire 0:36

Tan solo el incendio de Hermits Peak-Calf Canyon ha calcinado más de 66.000 hectáreas, siendo ahora el segundo mayor incendio registrado en el estado.

Aunque las condiciones meteorológicas propicias para incendios mejoraron ligeramente este jueves, otra ronda de ráfagas de viento, aunados al calor extremo, crearán condiciones de alto peligro de incendio en gran parte de la zona durante el fin de semana y hasta principios de la próxima semana.

El noroeste tiene el problema contrario

Seattle y Portland, Oregon se enfrentan a una de las primaveras boreales más frías y húmedas de las que se tiene constancia.

Las condiciones recientes contrastan con lo que ocurrió en el noroeste del Pacífico durante la primavera y el verano pasados.

El año pasado, por estas fechas, Seattle ya había registrado nueve días de más de 21,1 °C, de camino a uno de los veranos más calurosos de los que se tiene constancia, con una ola de calor histórica que batió las temperaturas de todos los tiempos a finales de junio.

En cambio, abril de 2022 fue el tercer mes más frío de los últimos 45 años en Seattle, con una media de apenas 8 °C. Esta cifra fue muy inferior a la máxima mensual normal de unos 15,5 °C.

La ciudad consiguió empatar su temperatura máxima de abril más fría de todos los tiempos el 13 de abril, con unos fríos 6,6 °C, y apenas alcanzó su media de 15,5°C en cinco días, muy por debajo de la media de 11 días.

A Portland no le ha ido mucho mejor. La ciudad registró el abril más lluvioso de su historia, con casi 152 milímetros de precipitaciones en el mes, casi el doble de la media de abril.

La ciudad registró al menos alguna precipitación en 25 de los 30 días de abril, con un excedente del 125%-200% de lo normal para muchos en la región. Esto contrasta con el mes de abril de 2021, en el que Portland registró 9 milímetros de precipitaciones en el mes, lo que supuso el mes de abril más seco del que se tiene constancia.

Rebekah Riess y Monica Garrett contribuyeron con este reportaje.





Enlace fuente leer más

Romina

Romina

Romina es una entusiasta de los idiomas de España. Estudió español y francés en la Universidad de Salamanca y se graduó recientemente. Tiene intereses en todo el mundo de habla hispana y es fanática del idioma en general.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.