La batalla continúa en Azovstal y la guerra fuera de ella


Ucrania acusa a Rusia de disparar durante la evacuación de civiles de Azovstal. El famoso batallón de Azov denunciaba a través de Telegram como las tropas rusas habrían roto el alto el fuego acordado en la planta siderúrgica para sacar de la misma a los muchos civiles que aún permanecen en su interior, cerca de 200, 20 de ellos niños.

En verdad, es ciertamente complicado saber lo que pasa actualmente en el epicentro de la resistencia en Mariúpol. Desde Kiev el jefe de la oficina presidencial de Ucrania, Andriy Yermak, confirmaba este viernes la puesta en marcha de una nueva operación de evacuación. Yermak aseguraba que cerca de 500 ciudadanos habían sido sacados de la misma con éxito en las anteriores operaciones.

El presidente Volodímir Zelenski, por su parte, denunciaba en su último mensaje lo que está sucediendo en la tristemente famosa planta: «Este es un ejemplo de tortura, de bloqueos y tortura mediante el hambre. Nadie puede conseguir ningún tipo de alimento. Todas las organizaciones internacionales tienen prohibida la entrada en la zona. No pueden suministrar agua».

Se acerca el Día de la Victoria

Fuera de Mariúpol la guerra también continúa, y los diferentes actores mueven sus fichas. Se sabe ya que Alemania, que recientemente daba marcha atrás en su política de no enviar armas pesadas a las zonas de guerra, enviará siete carros de artillería a Ucrania, proporcionando además formación a una veintena de tropas ucranianas sobre el uso de los mismos.

Todo ello mientras desde Rusia se ultiman los preparativos para la celebración del Día de la Victoria. Su ministro de Asuntos Exteriores, Serguéi Lavrov, hablaba de estar defendiendo «la verdad histórica»:

«Ningún castigo o sanción puede quebrantar la voluntad de nuestro pueblo y de los dirigentes rusos», decía Lavrov, «encaminada a defender la verdad histórica y los intereses legítimos de la Federación Rusa y a impedir que se creen amenazas directas a nuestra seguridad en nuestras fronteras, como se ha hecho durante muchos años, a nuestra cultura y a nuestra historia».

El Día de la Victoria se celebra cada 9 de mayo en Rusia para conmemorar la victoria de la Unión Soviética en la Segunda Guerra Mundial. En Mariúpol, cuyo control ya ha reclamado Moscú, las labores de limpieza hacen pensar en posibles actos de celebración en dicha fecha. Pero Rusia niega semejante idea: la guerra continúa, y la victoria no es un hecho.



Enlace fuente leer más

Romina

Romina

Romina es una entusiasta de los idiomas de España. Estudió español y francés en la Universidad de Salamanca y se graduó recientemente. Tiene intereses en todo el mundo de habla hispana y es fanática del idioma en general.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.