Estos son los aeropuertos que cruzan fronteras internacionales


(CNN) — Los que se atreven a viajar internacionalmente en la era del covid se enfrentan a un laberinto cambiante de normas y restricciones en los aeropuertos.

Si quieres evitar quedarte varado durante dos semanas, será mejor que compruebes que tus documentos están en orden antes de cruzar cualquier frontera internacional. Más aún si tu destino es uno de los pocos aeropuertos en los que corres el riesgo de equivocarte de país si no tienes cuidado al bajar del avión.

Los siguientes aeropuertos, o al menos parte de ellos, están gestionados por más de un país, lo que da una intención completamente nueva a la expresión «aeropuerto internacional».

Euroairport Basel-Mulhouse-Freiburg (BSL)

Euroairport Basel-Mulhouse-Freiburg (BSL)

El Euroairport Basel-Mulhouse-Freiburg es, inusualmente, un aeropuerto concebido desde cero como instalación binacional.

Situado justo al lado del punto en el que confluyen las fronteras de Francia, Suiza y Alemania, como su nombre indica, Euroairport da servicio a tres ciudades diferentes: Basilea (Suiza), Mulhouse (Francia) y Friburgo (Alemania). De ellas, Basilea es la mayor de las tres y también la más cercana al aeropuerto, algo que se refleja en su código IATA, BSL.

Aunque el aeropuerto se encuentra enteramente en territorio francés, Suiza goza de algunos derechos extraterritoriales gracias a un tratado bilateral especial que hace que el Euroairport sea un aeropuerto suizo además de francés. Desde los años 80, las autoridades de Alemania también están representadas en algunos de los órganos de gobierno del aeropuerto.

En la práctica, esto significa que hay un sector francés y otro suizo, y que la línea divisoria atraviesa el centro de la terminal. Cada sector tiene sus propios puestos de control fronterizo y aduanero, atendidos por funcionarios de los respectivos países.

Sin embargo, el aeropuerto sigue siendo territorio de soberanía francesa y las fuerzas policiales de Francia se encargan de la seguridad general.

Artistas instalan habitaciones al aire libre en Suiza 1:02

La entrada de Suiza en el espacio de visados Schengen de la Unión Europea suavizó esta división y, desde 2008, es posible caminar sin obstáculos entre los dos sectores por el lado terrestre.

La mayoría de los servicios de la terminal están disponibles en su versión francesa o suiza, dependiendo de la parte de las instalaciones en la que se encuentren.

Los comercios y cafés del sector francés se venden en euros, mientras que sus homólogos del otro lado del pasillo aceptan francos suizos (los precios y las marcas disponibles también coinciden con los de sus respectivos países). Y aunque hoy en día apenas se utilizan, las cabinas telefónicas y los buzones de correos reflejaron durante muchos años esta división nacional.

Los viajeros con destino a Suiza pueden llegar a Basilea a través de una carretera especial que atraviesa el territorio francés, pero que está libre de controles fronterizos porque está cubierta por las disposiciones de un tratado bilateral que permite a los autobuses urbanos suizos llegar a la terminal.

Estos acuerdos se pusieron a prueba recientemente cuando Francia y Suiza aplicaron diferentes requisitos de entrada relacionados con el covid. En algunos momentos de la pandemia, los viajeros que llegaban a Francia, por ejemplo, debían someterse a una prueba, mientras que Suiza no exigía pruebas pero sí cuarentenas. El asunto se resolvió separando físicamente a los viajeros con destino a Suiza mientras duraran estas medidas.

«Somos un laboratorio de cooperación transfronteriza», explica a CNN Travel Claire Freudenberger, responsable de comunicación externa de Euroairport.

Ginebra (GVA)

El aeropuerto de Ginebra está en suelo suizo, pero también tiene un sector francés.
Aeropuerto de Ginebra

El aeropuerto de Ginebra, también conocido informalmente por su antiguo nombre de Cointrin, está totalmente en suelo suizo, pero por poco. El borde de su pista roza la frontera francesa. Los bruscos giros en ángulo recto que toma la frontera a lo largo del perímetro del aeropuerto no son, de hecho, aleatorios.

Cuando en los años 50 las autoridades suizas quisieron ampliar la pista de aterrizaje del aeropuerto, la única opción viable era hacerlo sobre territorio francés.

El asunto se solucionó con la firma de un tratado internacional por el que Francia y Suiza intercambiaron parcelas de territorio de tamaño equivalente. Los suizos podían ampliar la pista y, a cambio, concedían a Francia el uso de una sección del aeropuerto.

El llamado «sector francés», que está conectado con el «continente» francés a través de una carretera específica, permite a los viajeros franceses abordar vuelos hacia París y un puñado de otros destinos franceses sin tener que pasar por la aduana suiza.

Aunque la totalidad de la instalación sigue siendo territorio de soberanía suiza, las empresas del sector francés comercian en euros y aplican el impuesto de venta francés.

Como Suiza forma parte del espacio Schengen, pero no de la unión aduanera de la UE, las aduanas francesas también operan en la terminal.

Una comisión con representantes de alto nivel de ambos lados de la frontera se reúne al menos una vez al año para tratar cualquier asunto relacionado con estos acuerdos internacionales.

«El sector francés, por el momento, se limita a cuatro puertas de embarque, lo que a veces puede ser un poco restrictivo. La entrada de Suiza a la zona Schengen ha abierto nuevas posibilidades; por ejemplo, estamos estudiando la posibilidad de pasar de una concepción física del sector francés a otra basada en las necesidades operativas del aeropuerto en cada momento», explica a CNN Travel Gael Poget, director de asuntos internacionales y gubernamentales del aeropuerto de Ginebra.

Cross Border Xpress (CBX)

El Cross Border Xpress permite cruzar la frontera entre México y Estados Unidos a través de un paso elevado para peatones.
Cortesü/Notimex/Newscom/Zuma

El muro que se extiende a lo largo de grandes tramos de la frontera entre México y Estados Unidos ha sido objeto de una gran cobertura mediática. Lo que es menos conocido, sin embargo, es que en un punto en particular se puede caminar sobre él, siempre y cuando tengas un pase de abordar.

Desde 2016, la terminal Cross Border Xpress (CBX), de US$ 120 millones, une el distrito de Otay Mesa de San Diego, California con la terminal principal del Aeropuerto Internacional de Tijuana a través de un paso elevado para peatones.

La CBX permite a los viajeros adquirir sus vuelos en suelo estadounidense y luego cruzar a pie la frontera hasta la puerta de embarque en México. Los precios de los pasajes van desde los US$ 16 por trayecto para cruzar el puente, que en 2019 registró casi 3 millones de tránsitos.

Aeropuerto Internacional de Gibraltar (GIB)

El aeropuerto de Gibraltar se asienta en un territorio en disputa.
Oli Scarff/Getty Images

Mientras que los anteriores aeropuertos de esta lista son ejemplos de cooperación internacional, Gibraltar sigue siendo un caso mucho más polémico, dada la actual disputa de soberanía entre el Reino Unido y España sobre este territorio británico de ultramar.

El aeropuerto de Gibraltar se construyó justo antes de la Segunda Guerra Mundial en el borde del istmo gibraltareño, a escasos metros de la frontera española y en un terreno que, según España, no estaba incluido en el Tratado de Utrecht, por el que se cedió el Peñón a Gran Bretaña.

En 2006, durante un deshielo temporal de las relaciones centrado en el Acuerdo de Córdoba, el Reino Unido y España acordaron que la nueva terminal del aeropuerto de Gibraltar sería accesible a través de la parte española e incluso se habló de la posibilidad de una empresa conjunta para operar algunos servicios en la terminal.

Sin embargo, ninguna de estas iniciativas dio frutos. Solo se completó la parte británica de la terminal (entró en funcionamiento en 2012), por lo que los viajeros procedentes de España tienen que atravezar el principal paso fronterizo adyacente a la terminal para acceder al aeropuerto.

La disputa también afecta al espacio aéreo de Gibraltar, cuya inclusión en la iniciativa propuesta de Cielo Único Europeo sigue bloqueada por España. Sin embargo, los vuelos directos entre Gibraltar y los aeropuertos españoles son posibles, previo acuerdo entre el Reino Unido y España. La aerolínea de bandera española, Iberia, operó una ruta de Gibraltar a Madrid durante un par de años, pero se interrumpió en 2008.

«La situación actual con respecto al Brexit y la salida del Reino Unido de la Unión Europea ahora puede hacer que el Acuerdo de Córdoba quede efectivamente nulo, ya que se están explorando otras opciones entre Gibraltar, el Reino Unido, España y la UE, pero estas negociaciones están actualmente en una etapa muy temprana», dice una fuente del aeropuerto a CNN Travel.

Aeropuertos estadounidenses en la frontera canadiense

La frontera norte de Estados Unidos también está atravesada por varias instalaciones aeroportuarias.

Cuando, en 1846, Estados Unidos y Gran Bretaña fijaron finalmente el paralelo 49 para la frontera entre Estados Unidos y Canadá, no podían prever las futuras necesidades de la todavía incipiente industria de la aviación.

¿Qué pide EE.UU. a las personas que intentan ingresar al país? 4:43

El tramo de frontera más largo del mundo, una línea recta ininterrumpida, atraviesa los terrenos de seis aeródromos diferentes en su camino desde los Grandes Lagos hasta el Pacífico.

Para ser justos, la etiqueta de «aeropuerto» es un poco exagerada en este caso, ya que la mayoría de esos aeródromos son poco más que una pista sin pavimentar en medio de las praderas. Sin embargo, siguen siendo puertos de entrada sujetos a las formalidades de los viajes transfronterizos.

Veamos dónde están, de oeste a este.

Avey Field, Washington

El hecho de tener solo cuatro residentes permanentes (según los datos del Censo de EE.UU. de 2020) no ha impedido que el pequeño puesto fronterizo de Laurier, Washington, presuma de tener su propio aeropuerto «internacional».

El hecho de que la punta de su pista de grava se extienda 152 metros en territorio canadiense garantiza que una buena parte de los 800 movimientos registrados en Avey Field sean vuelos internacionales.

Las instalaciones aduaneras de EE.UU. y Canadá están situadas junto a la pista.

Aeropuerto Internacional Del Bonita/Whetstone, Montana

Este es uno de los aeropuertos cuyas pistas sin pavimentar se encuentran, literalmente, en la línea fronteriza.

El aeropuerto internacional Del Bonita/Whetstone, propiedad del estado de Montana y gestionado por éste, también es accesible desde el lado canadiense.

Hay una aduana en el extremo occidental del aeródromo.

Aeropuerto de la estación fronteriza de Coronach/Scobey, Montana

Aquí hay otra pista que pasa exactamente a lo largo de la línea fronteriza. El aeródromo de Coronach/Scobey no debe confundirse con el cercano aeropuerto de Scobey 9S2, que está unos kilómetros más al sur y cuenta con una pista pavimentada.

Este aeropuerto está clasificado como puerto de entrada oficial por Canadá, aunque el gran total de 10 operaciones que gestionó en todo 2019 seguramente no da mucho trabajo al personal del puesto fronterizo adyacente.

Aeropuerto Internacional Coutts/Ross, Montana

Las aeronaves pueden acceder a la pista sin asfaltar del aeródromo de Coutts/Ross tanto desde el lado estadounidense como desde el canadiense, ya que la frontera lo atraviesa justo por el medio.

El tráfico aquí también es mínimo, con menos de una docena de movimientos al año (según datos de 2019).

Aeropuerto International Peace Garden, Dakota del Norte

El Jardín Internacional de la Paz se encuentra en la frontera entre Estados Unidos y Canadá.
Jim West/Alamy

Acertadamente llamado así por un parque cercano que se creó en 1932 para celebrar la amistad entre Canadá y Estados Unidos, la mayor parte del aeropuerto International Peace Garden, incluyendo la pista y las instalaciones principales, se encuentra en suelo estadounidense.

Sin embargo, parte de la plataforma se extiende hasta el lado canadiense de la frontera, lo que hace posible que los aviones también operen desde y hacia Canadá.

Aeropuerto Piney-Pinecreek, Minnesota

Una imagen de satélite del aeropuerto fronterizo de Piney-Pinecreek.
Maxar Technologies/Getty Images

El nombre compuesto de Piney-Pinecreek alude al uso conjunto del aeropuerto por parte de las ciudades de Pinecreek (Minnesota) y Piney (Manitoba).

A diferencia de sus aeropuertos vecinos, éste tiene una pista pavimentada que solía detenerse justo al lado de la frontera. Fue la necesidad, en los años 70, de ampliar la pista para dar cabida a aviones más grandes lo que llevó al aeropuerto a desplazarse hacia el norte (el perímetro sur ya estaba delimitado por una carretera existente), convirtiéndose así en un aeropuerto binacional.



Enlace fuente leer más

Romina

Romina

Romina es una entusiasta de los idiomas de España. Estudió español y francés en la Universidad de Salamanca y se graduó recientemente. Tiene intereses en todo el mundo de habla hispana y es fanática del idioma en general.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.