Estados Unidos responde a ataques con drones iraníes


Washington (CNN) — La decisión del presidente Joe Biden de llevar a cabo ataques aéreos contra grupos de milicias respaldados por Irán en la frontera entre Iraq y Siria el domingo por la noche se produce tras una reciente oleada de ataques contra activos militares de Estados Unidos en Iraq por parte de una nueva clase de drones fabricados por Irán que, según las autoridades estadounidenses, pueden evadir la vigilancia y las defensas del país.


El caso más reciente de estos ataques se produjo a principios de este mes, cuando un dron armado detonó en un comedor situado en un punto de entrada clave del aeropuerto de Bagdad, utilizado por soldados y diplomáticos de Estados Unidos, según declaró un funcionario militar de Estados Unidos a CNN. En abril, un avión no tripulado dañó un hangar de la CIA cerca de Erbil.

Los ataques aéreos de Estados Unidos en la noche del domingo impactaron en instalaciones operativas y de almacenamiento de armas en dos lugares en Siria y uno en Iraq, según el Pentágono. Los objetivos fueron «seleccionados porque estas instalaciones son utilizadas por las milicias respaldadas por Irán que participan en ataques con vehículos aéreos no tripulados (UAV) contra el personal y las instalaciones de Estados Unidos en Iraq», dijo la institución.

Durante meses, los servicios de inteligencia y el personal militar de Estados Unidos en Iraq han alertado sobre el riesgo que suponen para las fuerzas estadounidenses estos drones nuevos y más sofisticados de fabricación iraní. En lugar de ser guiados por un piloto desde una ubicación remota, algunos de estos pequeños aviones no tripulados de ala fija utilizan la navegación por GPS, lo que los hace mucho menos visibles para los sistemas de vigilancia de Estados Unidos e inmunes a las interferencias.

Analista explica el futuro de la relación EE.UU.-Irán 0:52

«Basta decir que (la CIA) ahora está prestando mucha atención a este asunto, porque esas cosas tienden a despertarte un poco», dijo un exfuncionario de inteligencia con experiencia en la región.

Mientras que los ataques con cohetes contra el personal de Estados Unidos en Iraq se han convertido en algo casi rutinario, estos nuevos drones de fabricación iraní, los llamados drones suicidas, son vistos por el personal militar y de inteligencia de Estados Unidos como una clara escalada por parte de Irán, y una señal preocupante para los funcionarios de inteligencia de que Estados Unidos ya no goza de autonomía en los cielos de Iraq.

Nueva tecnología de drones

En esta foto publicada el 15 de enero de 2021 por la Imamedia, un llamado dron suicida se acerca al objetivo durante un simulacro. La Guardia Revolucionaria paramilitar de Irán realizó un simulacro en el que los «drones suicidas» se estrellaron contra objetivos y explotaron.

Los nuevos drones, cargados de explosivos, tienen distintos tamaños que van desde un metro y medio de envergadura hasta 3,5 o 4 metros, según un oficial militar estadounidense. Las versiones más grandes pueden transportar hasta 30 kilogramos de explosivos.

Son mucho más pequeños y menos letales que los drones MQ-9 Reaper fabricados en Estados Unidos. Pero funcionarios actuales y exfuncionarios dicen que estos nuevos aviones no tripulados de fabricación iraní suponen una amenaza única, en parte porque Teherán no puede negar su existencia, ya que no se sabe que alguien más tenga la tecnología. A diferencia de los cohetes Katyusha, más comunes y que a menudo se disparan contra las tropas de Estados Unidos en Iraq, los funcionarios de Estados Unidos dicen que no hay duda de que Irán los está proporcionando a la compleja red de milicias que buscan expulsar a Estados Unidos de Iraq.

También son sustancialmente más peligrosos, dicen estas fuentes.

«Alguien podría morir, y más que en el pasado, porque estas cosas son precisas», dijo un funcionario militar estadounidense que habló con CNN bajo condición de anonimato. «Creemos que efectivamente están dirigiendo sus objetivos… y las ojivas de estas cosas son bastante sustanciales».

Un aspecto clave para los oficiales que rastrean la amenaza de estos nuevos drones es que muchos utilizan el GPS para encontrar su objetivo, dificultando mucho el defenderse de ellos.

«Lo que solíamos hacer en el pasado era intentar interferir el enlace entre la persona que lo pilotaba y la aeronave o apoderarnos de ella», dijo el exfuncionario de inteligencia a CNN. «Eso es lo que todavía intentamos hacer, pero… ahora simplemente lo envían a un GPS. No hay enlace, no hay nada que interferir, no hay nada que controlar».

También «los hace menos visibles», dijo esa persona. «Si están hablando con alguien entonces emiten algo, y para nosotros es más fácil encontrarlo. Nos permite devolverlo al punto de origen».

Estos aviones no tripulados más pequeños también son «cada vez más utilizados por las fuerzas enemigas para la recopilación de información en las bases de Estados Unidos y sus aliados», confirmó a CNN un portavoz de la misión estadounidense en Iraq.

Aumento de las tensiones políticas

Irán dron

El nuevo presidente electo de Irán, Ebrahim Raisi, habla durante una conferencia de prensa en Teherán, Irán, el lunes 21 de junio de 2021.

El aumento de los ataques con estos drones más sofisticados forma parte de un esfuerzo continuo de Irán por utilizar milicias en Irak para tratar de expulsar a Estados Unidos de la región, dicen las fuentes a CNN. Para complicar las cosas, también se producen mientras la administración de Biden está llevando a cabo delicadas negociaciones con Teherán sobre un nuevo acuerdo nuclear.

Los ataques también se producen poco más de una semana después de que Irán eligiera a un nuevo presidente de línea dura, Ebrahim Raisi. La semana pasada, Raisi dijo que no se reuniría con Biden, incluso si ambas partes acordaban los términos para revivir el acuerdo nuclear de 2015, en virtud del cual Irán acordó detener el enriquecimiento de uranio a cambio del levantamiento de las paralizantes sanciones estadounidenses.

¿Cuál será el futuro del programa nuclear de Irán? 1:22

Los ataques del domingo son la segunda vez que Biden opta por el uso de la fuerza en la región. En febrero lanzó ataques aéreos en el este de Siria contra edificios que, según él, eran utilizados por las milicias respaldadas por Irán para lanzar ataques contra las fuerzas estadounidenses en Iraq.

Los funcionarios militares han planteado su preocupación por la proliferación de drones en la región durante más de un año, en particular después de que se utilizaran en el ataque a una refinería de petróleo saudí en 2019. Los múltiples ataques suicidas con drones contra Riad lanzados por combatientes Houthi suministrados por Irán también han suscitado preocupación.

A diferencia de un cohete, que tiene que ser lanzado desde las cercanías del objetivo, los drones pueden volar a una distancia mucho mayor y pueden ser lanzados desde cualquier lugar. Los más pequeños pueden lanzarse simplemente desde un tejado. Los más grandes pueden volar desde la parte trasera de una camioneta, según fuentes familiarizadas con la tecnología.

El general Frank McKenzie, máximo responsable de Estados Unidos en Medio Oriente, dijo a principios de este año que «los drones son la mayor amenaza para las fuerzas estadounidenses en la región».

Luego, en abril, uno de estos drones dañó un hangar de la CIA en Erbil. Aunque las autoridades no creen necesariamente que los autores supieran que el hangar pertenecía a la agencia (los hangares son objetivos de alto valor independientemente de la agencia gubernamental que los posea), el ataque supuso una escalada desconcertante.

Estos drones se han utilizado en al menos cinco ataques desde abril, aunque en algunos casos el dron no alcanzó su objetivo o fue derribado por las defensas estadounidenses. Al menos algunos militares han presionado para que Estados Unidos responda a los ataques.

«No tenemos pruebas definitivas para decir que Irán está diciendo ‘haz esto’ o ‘no hagas esto'», dijo el funcionario militar de Estados Unidos, añadiendo que hay «una creencia creciente» de que algunos de los ataques son llevados a cabo por «elementos rebeldes» sin dirección o permiso de Irán.

«Pero quién proporcionó los sistemas de armas, quién proporcionó el entrenamiento… absolutamente nada de eso está en duda», dijo esta persona. No hay «ninguna duda» de que la tecnología procede de Irán.



Enlace fuente leer más

Romina

Romina

Romina es una entusiasta de los idiomas de España. Estudió español y francés en la Universidad de Salamanca y se graduó recientemente. Tiene intereses en todo el mundo de habla hispana y es fanática del idioma en general.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.