El rascacielos Millennium Tower de San Francisco se inclinó 7 cm más


(CNN) — La ostentosa Millennium Tower de San Francisco lleva años hundiéndose lentamente y, como resultado, el rascacielos de 58 pisos se inclinó el año pasado hasta 7 centímetros hacia el norte y el oeste, según el ingeniero encargado de arreglarlo.

Inaugurado en 2009, el proyecto, valorado en US$ 350 millones, consta de dos edificios, el mayor de los cuales alberga 419 departamentos de lujo, incluido un lujoso penthouse de US$ 13 millones y 510 metros cuadrados. El asentamiento irregular de la torre, la estructura residencial más alta de la ciudad, ha provocado grietas en la acera circundante y en las paredes del sótano de su edificio hermano más pequeño, de 12 pisos, situado al lado. Los inquilinos fueron notificados por primera vez del problema en 2016. A finales del año pasado, la torre se había inclinado un total de 60 centímetros hacia el oeste y 20 centímetros hacia el norte. La torre también se hundió alrededor de 45 centímetros de profundidad.

Aunque los ingenieros están trabajando ahora para estabilizar el rascacielos, una audiencia de la ciudad la semana pasada reveló que la inclinación continuará durante varios meses más. Los expertos culparon a los proyectos de construcción cercanos y a un proceso conocido como «desecación» por debilitar el suelo bajo la torre, según un informe anterior de CNN.

rascacielos

El horizonte de San Francisco recibió una nueva adición en 2008 con la Millennium Tower de 58 pisos (foto de la derecha). Crédito: Santiago Mejía/The San Francisco Chronicle/Getty Images

Las reparaciones estimadas en US$ 100 millones, anunciadas en octubre de 2020 después de años de demandas y audiencias, se espera que estén terminadas a finales de este año. Según el ingeniero jefe del proyecto de estabilización, Ronald Hamburger, que habló en la audiencia, el edificio ha seguido inclinándose a un ritmo de 6 a 7,6 centímetros hacia el norte y de 1,9 a 7,6 centímetros hacia el oeste durante 2021, según confirmó en un correo electrónico a CNN.

«Comenzamos este nuevo año 2022 como terminamos el año pasado y muchos otros años, con la Millennium Tower que sigue hundiéndose e inclinándose», dijo el supervisor de la ciudad Aaron Peskin en la audiencia de la semana pasada, según la NBC.

En los últimos años, el ritmo de inclinación disminuyó a medida que el edificio se asentaba, según Hamburger. Pero se produjeron fluctuaciones, como el aumento de la inclinación entre septiembre y diciembre de 2021. Ese periodo coincidió en parte con una pausa de dos meses en la construcción por la preocupación de que los esfuerzos de estabilización pudieran haber empeorado el problema, según los medios de comunicación locales.

Se espera que la inclinación continúe hasta septiembre de este año, dijo Hamburger, mientras los ingenieros instalan nuevos pilotes de apoyo: columnas de concreto revestidas de acero que llegarán a más de 75 metros en el lecho de roca para anclar el edificio.

Millennium Tower inclinación

La construcción para estabilizar los dos edificios incluye nuevos pilotes, anclados en el lecho de roca a gran profundidad, que acabarán soportando el peso. Crédito: Gabrielle Lurie/The San Francisco Chronicle/Getty Images

«Una vez que se instalen estos pilotes… utilizando gatos hidráulicos, parte del peso del edificio se transferirá a estos nuevos pilotes», explicó Hamburger. «Esto reducirá la presión excesiva sobre los materiales de Old Bay Clay que causaron el hundimiento original, detendrá el asentamiento y permitirá que el edificio comience a recuperar parte de la inclinación que se ha producido».

«La readaptación no va a ‘detener el hundimiento’ hasta que los pilotes se claven en el lecho de roca y se fijen a los cimientos», añadió.

«Como la estabilización aún está en construcción, todavía no ha funcionado para ayudar al edificio».

Torres inclinadas

Las torres inclinadas no son ajenas a la arquitectura antigua. Estructuras famosas por sus inclinaciones en Pisa, Italia y Nevyansk, Rusia se han convertido en atracciones turísticas, mientras que la Torre Elizabeth de Londres (la torre del reloj que contiene la famosa campana del Big Ben) tiene una ligera pero creciente inclinación. Pero que un rascacielos moderno ocupado se incline por culpa de un suelo inestable en una de las ciudades más caras de EE.UU. es un dilema costoso y polémico.

«Son relativamente raros, pero creo que cuando se trata de torres (inclinadas) sí hay que tener un cuidado extra porque se revelan de una manera que un edificio más bajo no lo haría», dijo el ingeniero civil John Burland a CNN en una entrevista de 2017. «Un edificio bajo puede asentarse un poco más en un extremo que en el otro, pero la mayor parte de eso puede ser absorbido por la estructura del edificio».

«El problema con un edificio alto es que puedes ver cómo se inclina, lo que a la gente no le gusta. Puede que sea seguro, pero los propietarios del edificio no van a estar nada contentos», añadió.

Con sus 196 metros de altura, la Millennium Tower es el cuarto edificio más alto de San Francisco. Diseñada por Handel Architects y desarrollada por Millennium Partners, las propiedades de la torre seguirán vendiéndose mientras los ingenieros trabajan en su arreglo. En diciembre, un departamento de una habitación y dos baños se vendió por US$ 1,16 millones, mientras que uno de una habitación y un baño se vendió por US$ 765.000, según Zillow.

Hamburger dijo que el edificio es seguro para los residentes y seguirá siéndolo.

«Dado que prevemos que la tasa de inclinación continuará disminuyendo con el tiempo, y eventualmente se detendrá, no prevemos que el edificio se incline lo suficiente como para volverse inseguro», dijo. He realizado análisis que indican que el edificio puede soportar al menos 1,7 metros de inclinación hacia el oeste y 0,7 metros hacia el norte antes de que su capacidad para resistir terremotos se vea comprometida».

«Incluso si se superara esta cantidad de inclinación, el edificio seguiría siendo más seguro que la mayoría de los edificios existentes en San Francisco, pero no tan seguro como pretende el código de construcción actual», añadió.



Enlace fuente leer más

Romina

Romina

Romina es una entusiasta de los idiomas de España. Estudió español y francés en la Universidad de Salamanca y se graduó recientemente. Tiene intereses en todo el mundo de habla hispana y es fanática del idioma en general.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *