El castillo de Predjama es el más grande del mundo en una cueva


(CNN) — Predjama es uno de los castillos más espectaculares del mundo, construido en la boca de un complejo de cuevas al final de un valle en el sudoeste de Eslovenia.

Situado a medio camino de un acantilado vertical de 123 metros, aparece en los registros desde 1202 y está catalogado por el Guinness World Records como el mayor castillo en una cueva del mundo.

Con una fachada renacentista que data de la década de 1580, la palabra «majestuoso» se queda corta para describirlo. Sin embargo, para el guía turístico e historiador Vojko Jurca, uno de los aspectos más destacados es, a primera vista, un poco decepcionante.

«Este es», dice con orgullo, indicando una letrina con un techo inclinado y una puerta tapiada.

Puede parecer poco llamativa, pero la historia que hay detrás no lo es.

La historia se centra en el barón ladrón Erasmus von Lueg, un héroe local al estilo “Robin Hood” que huyó al castillo a mediados de la década de 1480 tras matar al conde Pappenheim, mariscal de la corte imperial de los Habsburgo, en un duelo cuya legitimidad fue discutida.

En represalia, el emperador alemán Federico III ordenó el asedio de Predjama.

Pero Erasmo se mantuvo firme, ayudado por una red de túneles secretos excavados en las rocas que le permitían traer provisiones y recoger agua de lluvia.

Se burló de sus adversarios enviándoles cerezas frescas traídas del valle de Vipava, 20 kilómetros al oeste, utilizando esos pasajes subterráneos.

El final llegaría, después de un año y un día, cuando Erasmo fue traicionado por un sirviente.

Según cuenta Jurca, cuando Erasmo se dirigió a la letrina situada en una terraza del tercer piso, el criado encendió una antorcha de madera como señal. Momentos después, una bala de cañón atravesó el aire silbando, matando a Erasmo en medio de su última evacuación.

La letrina fue claramente reconstruida en los años transcurridos.

De Eslovenia a Westeros

Predjama

Movimientos finales: Erasmo murió cuando una bala de cañón impactó en la letrina del castillo.
(Crédito: John Malathronas)

La forma de la muerte de Erasmo no ha escapado a la atención de los fans de «Game of Thrones», que señalan el final similar e indigno de Lord Tywin Lannister, que recibió un disparo de ballesta mientras estaba en el trono de su baño.

También señalan que los últimos propietarios de Predjama, la familia Windisch-Grätz, que utilizó el castillo como pabellón de caza hasta el final de la Segunda Guerra Mundial, tienen en su escudo un lobo, el sello de la casa noble de los Stark.

Casualmente, el escritor George R. R. Martin visitó el castillo una tarde de junio de 2011, después de un acto de firma de libros en Trieste.

«De camino a casa, nos detuvimos en el castillo más increíble, construido en la boca de una enorme cueva. Definitivamente, hay que modelar algún castillo de Westeros a partir de este, fue un espectáculo para la vista, especialmente de noche», dice en una entrada del blog.

La leyenda y la historia son solo una parte del atractivo del castillo de Predjama. Hay que visitarlo para comprender cómo la iniciativa humana estaba unida de manera tan orgánica a la naturaleza.

Al acercarse al castillo desde cualquier dirección, está casi completamente oculto, solo es visible en el último momento, mientras que los centinelas que lo rodean habrían podido detectar a cualquiera que se acercara inmediatamente.

Una vez dentro, es evidente que la seguridad, más que la comodidad, era la mayor preocupación en la Edad Media: el castillo es impenetrable, pero el frío y la humedad lo hacen casi inhabitable.

Hoy en día, la entrada al castillo implica pasar por un puente levadizo. La entrada original estaba más arriba, donde se vislumbran dos tenues puertas. Se accedía a ellas por medio de escaleras que se retiraban rápidamente.

Antiguamente, los visitantes entraban primero en la sala de audiencias, donde se impartía una dura justicia. A pocos súbditos del gobernante se les permitía ir más allá, a menos que tuvieran mala suerte.

Detrás de una gruesa puerta de madera hay una sala de tortura que, excepcionalmente, está situada en una mazmorra real. Los castigos preferidos aquí eran el potro de tortura, en el que se estiraba a los prisioneros, y el caballo, un artefacto triangular dolorosamente puntiagudo sobre el que se les hacía montar.

A continuación, uno de los espacios más agradables. El comedor está aislado por paredes de casi metro y medio de grosor, y calentado por la pequeña pero funcional cocina, en la que una fisura funciona como una campana extractora natural.

También se puede inspeccionar una letrina original, un asiento que sobresale sobre el acantilado y que permite que la gravedad haga el trabajo sucio. Erasmo habría utilizado paja, musgo seco y hojas de col en lugar de papel higiénico, o al menos lo habría hecho antes de volar en pedazos.

«Agujeros de asesinato”

Predjama

El cuartel del castillo es ahora un museo de armas.
(Crédito: John Malathronas)

Si se suben más escaleras hasta el tercer piso, se descubren las asas de los cañones, las aspilleras y los agujeros de asesinato o matacán que se utilizaban para verter aceite hirviendo o resina fundida sobre los asediantes.

Allí se encuentra la terraza abierta. Desde este punto hay una vista de todo el valle, así como la letrina más famosa de la historia de Eslovenia.

Al lado está el dormitorio. Es la habitación más cálida, ya que es la única con chimenea. Los guardianes del castillo vivieron aquí hasta la década de 1980.

Arriba hay un ático que servía de cuartel y de mirador. Las vistas del valle de Lokva son ininterrumpidas y preciosas.

El cuartel se ha convertido en un museo de armas que exhibe armas medievales como hachas, alabardas, ballestas y mayales.

Curiosamente, un pasillo de este lugar conduce directamente a la sala de tortura. Es de suponer que cualquier persona que durmiera durante el servicio podría ser arrastrada casualmente hasta ella.

Desde aquí también se puede entrar en las entrañas de la cueva, explorando hasta que la luz de la entrada se reduce a un punto, lo que permite contemplar el entorno.

El extenso sistema de cuevas de piedra caliza del sur de Eslovenia se denomina karst, por el nombre latino de Carsus que recibe la meseta situada sobre Trieste.

Al ser el terreno calcáreo más conocido durante siglos, la palabra se ha convertido en genérica, describiendo cualquier terreno calcáreo con cavidades como un queso suizo con agujeros.

Bajo el castillo, una gran cueva se extiende a lo largo de 14 kilómetros, la segunda en longitud después del cercano complejo de Postojna.

No hay infraestructura turística en esta gran caverna, pero es posible visitarla durante los meses de verano con el equipo de espeleología adecuado, lámparas y un guía especializado. Está cerrada en invierno porque una colonia de murciélagos de dedos largos de Schreiber la utiliza para aparearse e hibernar.

Árbol conmemorativo

castillo Predjama

La fachada renacentista del castillo data de la década de 1580.
(Crédito: Jure Makovec/AFP vía Getty Images)

De vuelta al castillo, un sistema de un solo sentido conduce a la sala de los caballeros, notable por sus nichos góticos y un techo pintado con sangre de buey.

Aquí y allá se puede ver cómo los constructores de la estructura hicieron un uso eficiente de su situación rocosa. Un pequeño pozo cerca de la salida se convirtió en una perrera para los perros de caza, mientras que la boca de una cueva bajo el castillo sirvió de establo.

Al salir del castillo, el guía Vojko tiene una parada más en su recorrido: una aldea cercana donde se apuntala un tilo enfermo en el cementerio de Nuestra Señora de los Dolores.

La iglesia fue consagrada hacia 1450 por el obispo de Trieste, futuro papa Pío II.

«La leyenda dice que este tilo fue plantado sobre la tumba de Erasmo», dice Vojko.

El árbol resultó muy dañado por un incendio en 2001, pero significaba tanto para los habitantes del pueblo que se llamó a los cirujanos de árboles y se partió y reparó su tronco.

Todavía sobrevive con orgullo, como el propio castillo de Predjama.

Para conocer más, visita: postojnska-jama.eu/en/predjama-castle

John Malathronas es un escritor de viajes y fotógrafo. Síguelo en @malathronas





Enlace fuente leer más

Romina

Romina

Romina es una entusiasta de los idiomas de España. Estudió español y francés en la Universidad de Salamanca y se graduó recientemente. Tiene intereses en todo el mundo de habla hispana y es fanática del idioma en general.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *