Crecimiento económico China: Habrá desaceleración en 2022


Hong Kong (CNN Business) — El Banco Mundial ha recortado sus pronósticos para el crecimiento económico de China este año y el próximo, mientras la segunda economía más grande del mundo enfrenta crecientes vientos en contra desde la nueva variante ómicron hasta una severa recesión del sector inmobiliario.

Sobre el crecimiento económico de China, el banco ahora espera que el PIB del país se expanda un 8% en 2021 en comparación con hace un año, eso es más bajo que sus pronósticos anteriores. (En octubre, el Banco Mundial esperaba que China creciera un 8,1% este año. En junio, proyectaba un crecimiento del 8,5%).

También redujo su pronóstico para 2022 de 5,4% a 5,1%, lo que marcaría el segundo ritmo de crecimiento más lento para China desde 1990, cuando la economía del país aumentó 3,9% luego de las sanciones internacionales relacionadas con la masacre de la Plaza de Tiananmen de 1989. El crecimiento económico de China fue de 2,2% en 2020.

«Los riesgos a la baja para las perspectivas económicas de China han aumentado», dijo este miércoles el Banco Mundial en su último informe sobre la economía de China.

Los renovados brotes de covid-19 domésticos, incluida la variante ómicron, podrían conducir a restricciones más «de base amplia y más duraderas» y causar más interrupciones en la actividad económica, dijo.

Además, «una recesión severa y prolongada» en el sector inmobiliario altamente apalancado podría tener repercusiones significativas en toda la economía, agregó.

El crecimiento económico de China ha enfrentado varias crisis

China fue la única economía importante que registró un crecimiento en 2020, pero este año ha estado lidiando con muchas amenazas a su expansión, incluidas las restricciones relacionadas con la pandemia, una crisis energética y una ofensiva sin precedentes contra las empresas privadas.

Una amplia represión regulatoria de un año en tecnología, educación y entretenimiento ha golpeado a las acciones. También provocó grandes despidos entre muchas empresas, presionando al sector laboral incluso mientras intenta recuperarse de la pandemia.

Las regulaciones adicionales sobre las firmas inmobiliarias que comenzaron el año pasado se han sumado a los problemas de los principales desarrolladores que ya tenían demasiadas deudas. El sector inmobiliario, que representa casi un tercio del PIB de China, se encuentra ahora en una depresión cada vez más profunda, y hay grandes actores al borde del colapso.

Los crecientes dolores de cabeza económicos han hecho que Beijing reconsidere su enfoque de la política. Durante una reunión económica clave a principios de este mes, el presidente de China, Xi Jinping, y otros líderes importantes señalaron la «estabilidad» como su máxima prioridad para 2022.

Ese es un gran cambio con respecto a la reunión del año pasado, cuando «frenar la expansión desordenada del capital» gobernó el día.

Desde entonces, las autoridades han intensificado sus esfuerzos para impulsar la economía: el Banco Popular de China recortó este lunes su principal tasa de interés por primera vez en 20 meses, con la esperanza de reducir los costos de endeudamiento para los hogares y las empresas y, a su vez, alentar el gasto y la inversión de los consumidores.

¿Cómo será la economía global en 2022? 2:48

La semana pasada, el banco central también redujo el coeficiente de reservas obligatorias para la mayoría de los bancos en medio punto porcentual. Se espera que esa medida genere unos 1,2 billones de yuanes (US$188.000 millones) para préstamos comerciales y domésticos.

Aunque las autoridades chinas deberían estar preparadas para flexibilizar la política fiscal y proporcionar liquidez para detener los riesgos a los constructores en dificultades, el Banco Mundial argumenta que el manual tradicional de impulsar el crecimiento a través de infraestructura e inversión inmobiliaria ha «seguido su curso».

«Para lograr un crecimiento de calidad en el mediano plazo, China necesitará reequilibrar su economía en varias dimensiones», dijo.

Eso incluye los esfuerzos para hacer de China una economía impulsada por el consumo y los servicios, permitir que los mercados y el sector privado, en lugar del liderazgo y la regulación estatales, desempeñen un papel más importante y la transición de una economía alta a una baja en carbono.

«Abordar las distorsiones en los mercados de factores y una mayor apertura del sector de servicios protegidos no solo respaldaría el cambio hacia un crecimiento más impulsado por el sector privado, sino que también alentaría el reequilibrio hacia empleos de servicios de mayor valor», dijo Ibrahim Chowdhury, economista principal interino del Banco Mundial para China, en el comunicado sobre el crecimiento económico del país.

Para respaldar el reequilibrio, el banco sugirió que China lleve a cabo reformas fiscales para crear un sistema tributario más progresivo e impulsar las redes de seguridad social, fomentar un uso más amplio de los precios del carbono y promover el desarrollo de instrumentos financieros verdes.



Enlace fuente leer más

Romina

Romina

Romina es una entusiasta de los idiomas de España. Estudió español y francés en la Universidad de Salamanca y se graduó recientemente. Tiene intereses en todo el mundo de habla hispana y es fanática del idioma en general.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.