Análisis: Biden enfrenta retos de la democracia en EE.UU. y el extranjero


(CNN) — La nueva promesa del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, de salvar la democracia se enfrenta a una prueba inmediata en su país y en el extranjero esta semana, con un impulso de largo alcance al derecho de voto y la diplomacia estadounidense más crítica con Rusia desde la Guerra Fría.

Con su enérgico discurso de la semana pasada, en el aniversario de la insurrección del 6 de enero , Biden pareció diseñar un pivote político, poniendo en juego su credibilidad para aprobar nuevas leyes que reviertan los proyectos de ley republicanos de supresión de votantes y restablezcan el derecho al voto de las minorías. Este martes viajará a Atlanta, una ciudad sinónimo del movimiento por los derechos civiles, para tratar de desalojar la «daga» que, según sugirió, el expresidente Donald Trump y su Partido Republicano tienen «en la garganta de nuestra democracia.»

Pero para tener éxito, Biden debe encontrar una forma de superar el obstáculo que hasta ahora también hizo descarrilar su agenda de gasto social y clima: la oposición a modificar las reglas del filibusterismo en el Senado entre los demócratas moderados, incluidos los senadores Joe Manchin y Kyrsten Sinema.

La administración de Biden también está inmersa en un trabajo importante en el extranjero, con una oleada de conversaciones con Rusia en medio de las advertencias de Estados Unidos de que el presidente Vladimir Putin puede estar preparado para invadir una joven democracia: Ucrania. El Kremlin está utilizando a su antiguo Estado satélite como peón en una táctica destinada a expulsar a la OTAN de las democracias de Europa del Este que una vez estuvieron dentro de su órbita durante la Guerra Fría.

Los esfuerzos de Estados Unidos por convencer a Rusia de que se retire tendrán enormes implicaciones para la situación geopolítica de Europa. Y la lucha de Biden por la influencia con Putin es tanto más irónica cuanto que el líder ruso no solo amenaza la democracia al otro lado del Atlántico. Los servicios de inteligencia estadounidenses le acusan de interferir en las elecciones de Estados Unidos para ayudar a Trump, el expresidente que acabó intentando negar la voluntad de los votantes en 2020 con un intento de golpe de Estado y que a menudo hizo una genuflexión ante el líder ruso.

Invitan a Biden a dar discurso del estado de la Unión 0:52

Las conversaciones en Europa, y la capacidad de Biden para desentrañar el rompecabezas del derecho al voto en Washington, serán un indicador de su influencia presidencial mientras intenta recuperarse tras una mala racha política. Lo que está en juego en la iniciativa sobre el derecho al voto es enorme, ya que pone a prueba la capacidad de los demócratas para proteger el acceso a la franquicia, especialmente para los votantes de las minorías, que está bajo la amenaza de las legislaturas dirigidas por el Partido Republicano inspiradas en las mentiras de Trump. Y el impulso de la administración en dos frentes contribuirá en gran medida a decidir el resultado en Estados Unidos y a nivel internacional de una presidencia que Biden dedicó a salvaguardar la democracia global que, según él, está bajo amenaza mortal.

Un impulso total al derecho de voto

El derecho al voto pareció a menudo menos prioritario que otros temas de la agenda de Biden en un primer año en el poder dominado por la pandemia y las ambiciosas propuestas de gasto, incluida la ley bipartidista de infraestructuras que se aprobó y el estancado proyecto de ley de la red de seguridad social.

Pero tanto Biden como la vicepresidenta Kamala Harris viajarán a Atlanta para recabar apoyos para la Ley de Libertad de Voto y la Ley de Avance del Derecho al Voto John Lewis. El primer proyecto de ley convertiría el día de las elecciones en un día festivo, obligaría a registrarse el mismo día y permitiría a todos los votantes solicitar el voto por correo, entre otras disposiciones. También revertiría la toma de posesión partidista de la administración electoral contenida en algunas leyes recientes del Partido Republicano en los estados. Este último proyecto de ley restablecería la supervisión del Gobierno federal de las leyes de voto estatales, destruidas por el Tribunal Supremo en una decisión de 2013.

Dado que los republicanos se oponen universalmente a la Ley de Libertad de Voto y que solo uno de sus senadores, Lisa Murkowski, respalda la medida que lleva el nombre del héroe de los derechos civiles y fallecido representante demócrata John Lewis, los demócratas deben sortear el uso republicano del filibustero que requiere una supermayoría de 60 votos para aprobar la mayoría de las leyes importantes. Pero Manchin, de Virginia Occidental, y Sinema, de Arizona, se mostraron reacios a suavizar las reglas del filibusterismo.

Muchos demócratas les están suplicando que cedan, argumentando que una cascada de leyes de supresión de votantes aprobadas por los estados gobernados por los republicanos representa una amenaza existencial para las elecciones libres y justas que solo puede ser revertida por la acción federal en lo que pueden ser los últimos meses del poder demócrata antes de las elecciones de mitad de período en noviembre.

El líder de la mayoría del Senado, el demócrata neoyorquino Chuck Schumer, prometió celebrar una votación antes del Día de Martin Luther King Jr. Los partidarios de la legislación están presionando para que se limite el filibusterismo para una revisión del derecho al voto y están tratando de conseguir que Manchin se suba al carro, especialmente teniendo en cuenta que él mismo escribió la Ley de Libertad de Voto, después de que los republicanos se opusieran a un proyecto de ley anterior que contenía reformas más amplias.

«Él la elaboró y ellos todavía se niegan a apoyarla, así que tiene toda la cobertura que necesita para alejarse y hacer lo que necesitamos hacer, y eso es proporcionar el voto 49 y espero que el voto 50 llegue», dijo el sábado el jefe de la mayoría de la Cámara de Representantes, James Clyburn, en el programa «Newsroom», de CNN.

En declaraciones a Bret Baier, de la cadena Fox, el demócrata de Carolina del Sur, aumentó la presión sobre Manchin. Dijo que estaba de acuerdo con la senadora demócrata de Massachusetts, Elizabeth Warren, en que el filibusterismo en el Senado tenía «profundas raíces en el racismo» y que no debería permitirse cimentar un veto para la minoría.

Manchin asestó la semana pasada un golpe a las esperanzas de los defensores de la reforma del voto como Clyburn, una figura clave en el rescate de la entonces languideciente campaña presidencial de Biden a principios de 2020 y un importante embajador de los votantes negros.

Análisis desmiente teoría de Trump sobre supuesto fraude 1:39

«Siempre he estado a favor de que las reglas se hagan de la manera en que siempre lo hemos hecho, con dos tercios de los miembros votando», indicó Manchin a Jake Tapper de, CNN. Advirtió que eliminar el filibusterismo perjudicaría a los demócratas si los republicanos recuperan el control del Senado. “La razón por la que digo que es algo intenso es que una vez que cambias una regla o intentas hacerte un lugar –y siempre he dicho esto– cada vez que intentas encontrar tu lugar, terminas cargándote todo. No queda nada porque va y viene”.

Pero la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, ejerció este domingo más presión sobre los senadores recalcitrantes de su partido, describiendo las leyes de voto de los estados republicanos, que en muchos casos dificultan la emisión de votos y facilitan la interferencia de los políticos en las elecciones, como una «amenaza muy importante para nuestra democracia».

«No solo están suprimiendo el voto… están anulando las elecciones», dijo la demócrata de California en el programa «Face the Nation», de CBS.

Republicanos, como el líder de la minoría del Senado, Mitch McConnell, acusan a los demócratas de amenazar el derecho de los estados a gestionar sus propias elecciones. Sin embargo, muchas de las nuevas leyes estatales se justifican con el argumento de la «integridad electoral», una palabra clave que tiene su origen en las mentiras de Trump sobre el fraude electoral en las presidenciales de 2020, que han sido desmentidas en múltiples ocasiones.

Rusia y China creen que «la democracia tiene los días contados»

El jueves, durante su discurso del aniversario del 6 de enero en el Salón de las Estatuas del Capitolio, Biden advirtió que los enemigos extranjeros estaban observando para ver si Estados Unidos salvaguardaba su propia democracia bajo una amenaza sin precedentes en los tiempos modernos.

«Desde China hasta Rusia y más allá, están apostando que la democracia tiene los días contados», dijo Biden. «Están apostando a que Estados Unidos es un lugar para el autócrata, el dictador, el hombre fuerte».

Dos de los retos más peligrosos de la política exterior de EE.UU. implican a dos democracias –Taiwán y Ucrania– que cifran sus esperanzas de supervivencia en el apoyo de Washington, ya que existen bajo la amenaza de autocracias mucho más poderosas y propietarias, China y Rusia.

Biden advirtió personalmente a Putin en varias cumbres virtuales de sanciones devastadoras si ordena la entrada de decenas de miles de militares rusos en Ucrania para dar seguimiento a la anexión rusa de Crimea, de 2014. Los funcionarios estadounidenses darán el mismo mensaje esta semana en las conversaciones que comenzaron el domingo con una cena de trabajo entre la vicesecretaria de Estado, Wendy Sherman, y el viceministro de Exteriores de Rusia, Sergei Ryabkov, en Ginebra.

Las conversaciones se reanudaron este lunes. Dos días más tarde, el Consejo OTAN-Rusia se reunirá en Bruselas. El jueves se reúne la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa, con sede en Viena, que incluye a Rusia y a Estados Unidos.

Pero hay pocas esperanzas de progreso. Estados Unidos argumenta que Rusia exige concesiones que debilitarían permanentemente a la OTAN en Europa con sus peticiones de retirada de tropas y armas de las naciones del antiguo Pacto de Varsovia. Moscú también quiere garantías de que nunca se permitirá a Ucrania –una antigua república soviética– unirse a la alianza.

«Es difícil ver un progreso real, en lugar de hablar, en una atmósfera de escalada con una pistola en la cabeza de Ucrania», dijo el secretario de Estado de EE.UU., Antony Blinken, a Tapper en «State of the Union», el domingo.

Ryabkov se mostró igualmente desanimado, diciendo que estaba «decepcionado» por las señales de Washington y Bruselas. «En resumen, reflejan una falta de comprensión de lo que necesitamos», dijo antes de exponer una lista de deseos que Occidente nunca aceptará. «Necesitamos garantías legales, garantías legales de que la OTAN no se expandirá más, eliminar todo lo que la alianza ha creado, impulsada por fobias antirrusas y todo tipo de ideas falsas sobre lo que es la esencia de la política rusa para el período desde 1997».

Su advertencia tenía una escalofriante resonancia de los enfrentamientos de finales del siglo XX entre dos superpotencias ideológicamente opuestas. Aunque ahora hablar de una segunda Guerra Fría suele referirse a la construcción de un enfrentamiento estadounidense con China y no con Rusia, hay una gran diferencia entre el período comprendido entre el final de la Segunda Guerra Mundial y la caída del Muro de Berlín.

En aquel entonces, el desafío a la democracia estadounidense procedía sobre todo del exterior. Ahora, está asediada en casa.



Enlace fuente leer más

Romina

Romina

Romina es una entusiasta de los idiomas de España. Estudió español y francés en la Universidad de Salamanca y se graduó recientemente. Tiene intereses en todo el mundo de habla hispana y es fanática del idioma en general.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *