ANÁLISIS | Así es como la política del Mundial de Qatar 2022 explica el mundo moderno


(CNN) — Miles de millones de personas verán el Mundial de Fútbol en Qatar, una de las principales festivales deportivas del mundo. Pero el organismo rector del fútbol, la FIFA, también ha desatado una tempestad política, destacando los dilemas morales, comerciales y geopolíticos que dan forma al mundo moderno.

Hasta ahora, el torneo ha sido consumido por más controversias fuera del campo que las causadas por el errático sistema de revisión de video, VAR, que ha enfurecido a los seguidores.

Las disputas sobre el hecho de que la FIFA frustró un intento de los equipos europeos de apoyar la diversidad LGBTQ+, los derechos de las mujeres, el trato a los trabajadores inmigrantes que construyeron estadios con aire acondicionado en el desierto y la disponibilidad de alcohol en la nación musulmana estallaron desde antes del partido inaugural. Los dramas revivieron las sospechas de que un deporte que se presenta como abierto a todos ignora los derechos humanos y la represión política en Qatar por cuenta de las riquezas petroleras de su anfitrión, en una nación con poca conexión cultural o histórica con el deporte rey.

Ahora que los goles han comenzado a llegar, incluidos dos para Arabia Saudita en su sorprendente victoria sobre la Argentina de Lionel Messi este martes, la FIFA espera que la política se convierta en un espectáculo secundario, incluso entre los espectadores moralmente conflictuados al ver a su equipo en tales circunstancias. Pero la trama política secundaria también hace que se corra el riesgo de una debacle de relaciones públicas.

Qatar 2022, bajo la lupa por condiciones laborales 1:50

Y las críticas del aficionado al fútbol y secretario de Estado de EE.UU. Antony Blinken sobre la prohibición de que los jugadores usen brazaletes de inclusión LGBTQ+ «OneLove» este martes convirtieron un espectáculo deportivo en una disputa diplomática internacional.

“Una de las cosas más poderosas del fútbol es su potencial para unir al mundo”, dijo Blinken a los periodistas en Doha este martes, junto con altos funcionarios de Qatar.

“Siempre es preocupante desde mi perspectiva cuando vemos restricciones a la libertad de expresión. Es especialmente así cuando la expresión es por la diversidad y por la inclusión. Y, a mi juicio, al menos, nadie en el campo de fútbol debería verse obligado a elegir entre apoyar estos valores o jugar para su equipo”, dijo Blinken.

Briana Scurry, una portera retirada ganadora de la Copa del Mundo de la selección nacional femenina de EE.UU., dijo este martes en el programa “Newsroom” de CNN que la FIFA había provocado esta tormenta política con la elección de la sede de la Copa del Mundo.

“Cuando eliges el país, eliges las consecuencias”, dijo.

Maluma abandona entrevista por pregunta sobre derechos humanos en Qatar 1:13

El Mundial refleja los conflictos y la política del mundo

Cualquier Mundial, que se espera que atraiga a una gran parte de la población mundial para ver su último partido en diciembre, seguramente aprovechará el espíritu social y político.

Por ejemplo, los jugadores iraníes se negaron a cantar su himno nacional en su partido inaugural contra Inglaterra este lunes, en una posible protesta por la represión violenta de la disidencia en la República Islámica.

Jugadores iraníes no cantaron el himno de su país en Qatar 1:00

Pero la discordia provocada por este torneo en particular, exacerbada por las cuestionables respuestas de relaciones públicas de los jefes del fútbol mundial, ofrece un prisma para las tendencias geopolíticas que están sacudiendo los viejos centros de poder global en un momento en que el orden liberal liderado por Occidente se encuentra bajo un desafío sin precedentes.

La Copa del Mundo de Qatar es el ejemplo más claro hasta ahora de cómo un pequeño grupo de gigantes ultra ricos del petróleo y el gas en el Golfo están usando sus trillones para comprarse un punto de apoyo entre las naciones más poderosas del mundo y para crear turismo, entretenimiento y legados deportivos para sostenerlos cuando se agoten sus reservas de energía de carbono. También muestra cómo están dispuestos a ignorar los valores liberales para llegar allí.

El torneo es una prueba del entusiasmo de las instituciones occidentales (equipos y ligas deportivas, instituciones culturales y empresas) por hacerse con una parte del flujo de dinero procedente de Medio Oriente a pesar de la posible amenaza a sus valores.

Esto refleja un cambio global en el poder y, especialmente, en el músculo financiero, desde las capitales de Europa Occidental a nuevos epicentros en el Medio Oriente, India y China. Y el fútbol, con su enorme atractivo mundial, se está quedando con una enorme tajada. Los clubes de fútbol tradicionales de la clase obrera integrados en sus comunidades durante décadas ahora se encuentran repentinamente propiedad de magnates extranjeros de la energía. El gigante de la Premier League, el Manchester City, fue comprado por un grupo liderado por los Emiratos Árabes Unidos. Y Newcastle United es propiedad de un consorcio liderado por Arabia Saudita, lo que obliga a los fanáticos a considerar (o no) las dimensiones éticas de su apoyo a los clubes de su ciudad natal.

El fútbol no es el único deporte que cambia debido a este cambio de poder global. Cientos de millones de espectadores en India para la liga de cricket IPL rápida y furiosa han cambiado el equilibrio de poder en el deporte de Inglaterra y Australia. La Fórmula Uno, que rivaliza con la huella internacional del fútbol, envía a sus corredores a 200 km/h a múltiples circuitos de Medio Oriente. Y el Fondo de Inversión Pública de Arabia Saudita está tratando de acabar con el dominio del venerable circuito de la PGA en Estados Unidos después de hacerse con estrellas del golf como Phil Mickelson y Dustin Johnson con enormes incentivos salariales.

El fenómeno se conoce como “lavado deportivo” en el que una nación autoritaria que busca mejorar su imagen, a pesar de las serias críticas sobre su sistema político y su desempeño en derechos humanos, corteja a las principales estrellas deportivas del mundo. China fue acusada de tal agenda con sus Juegos Olímpicos de Verano e Invierno de 2008 y 2022, donde los intentos de activismo político fracasaron en gran medida bajo su gobierno represivo.

Denuncias de corrupción y las controversias políticas ensombrecen el gran momento de Qatar

Esta Copa del Mundo, como muchos eventos de apoyo internacionales importantes recientes, está obligando a los fanáticos a considerar más que el marcador final.

Las denuncias de corrupción en la adjudicación del torneo a Qatar, y su predecesor en Rusia en 2018, han perseguido a la FIFA durante mucho tiempo. En 2020, el Departamento de Justicia de EE. UU. alegó que los principales funcionarios del fútbol mundial aceptaron sobornos antes de las votaciones que asignaron los dos eventos. Funcionarios en Rusia y Qatar negaron enérgicamente las acusaciones. El año pasado, el Departamento de Justicia concluyó una investigación de seis años sobre la corrupción en el fútbol al otorgar 201 millones de dólares a la FIFA y a los demás reguladores mundiales del deporte, alegando que habían sido víctimas de esquemas de soborno durante décadas.

Pero nuevas controversias han sacudido a Qatar 2022 y han dejado a la FIFA con preguntas más embarazosas.

Incluyen la difícil situación de los trabajadores migrantes que construyeron los estadios. Human Rights Watch, por ejemplo, destacó los abusos entre los trabajadores del sur de Asia en Qatar cuando se inauguró la Copa del Mundo. El Departamento de Estado, en su último informe de derechos humanos, citó el trabajo forzoso ilegal en curso en Qatar y señaló que la construcción en “instalaciones relacionadas con la Copa Mundial de la FIFA continuó a pesar de los lugares de trabajo abarrotados y el alto riesgo de transmisión de covid-19”. CNN no ha confirmado de forma independiente informes anteriores de que miles de trabajadores migrantes han muerto en Qatar desde que se le otorgó la Copa del Mundo en 2010.

Relacionado: Qatar 2022, bajo la lupa por las condiciones laborales 2:04

Mientras tanto, el alboroto por un intento de los capitanes de las naciones europeas de promover los temas LGTBQ+ ejemplifica los enfrentamientos entre cultura y religión en esta Copa del Mundo, que se desarrollan todos los días entre países en desarrollo occidentales y conservadores y en sociedades desarrolladas que incluyen muchas comunidades de inmigrantes y diversos credos y religiones.

Inglaterra, Países Bajos, Bélgica, Dinamarca, Alemania, Suiza y Gales habían planeado unirse a la campaña “OneLove”. Pero sus asociaciones gobernantes acusaron a la FIFA de amenazar con sanciones deportivas a los jugadores, incluidas posibles tarjetas amarillas, lo que podría resultar en su expulsión si recogieran una segunda tarjeta amarilla por una falta en un partido.

Aquí surge una pregunta sobre hasta qué punto los aficionados visitantes deben respetar las tradiciones locales que infringen sus propios valores y libertades. Pero esto también se trata de discriminación. Y hubo sospechas de que la FIFA había cedido nuevamente ante la presión del gobierno de Qatar luego de una extraña conferencia de prensa antes del primer partido del presidente de la FIFA, Gianni Infantino, quien acusó de hipocresía a las naciones occidentales excolonialistas.

“Hoy me siento qatarí. Hoy me siento árabe. Hoy me siento africano. Hoy me siento gay. Hoy me siento discapacitado. Hoy me siento un trabajador migrante”, dijo Infantino.

Qatar, donde la homosexualidad está prohibida, desestimó las afirmaciones de que estaba detrás de la prohibición del brazalete. “Todo lo que sucede en el campo es un asunto de la FIFA”, dijo a Becky Anderson, de CNN, una portavoz de los organizadores qataríes, Fatma Al Nuaimi.

Sin embargo, subrayando la naturaleza selectiva de las protestas políticas en los eventos deportivos, el capitán de Inglaterra, Harry Kane, que no usó un brazalete, se unió a sus compañeros de equipo para arrodillarse en contra del racismo antes del inicio.

La política de la Copa Mundial de la FIFA está llegando a EE.UU.

No es nuevo que un evento deportivo mundial se desarrolle en una atmósfera políticamente cargada. El atleta estadounidense Jesse Owens, por ejemplo, socavó las afirmaciones de Adolf Hitler de una raza maestra nazi con su actuación en los Juegos Olímpicos de Berlín de 1936. En los Juegos Olímpicos de México de 1968, las estrellas estadounidenses de atletismo Tommie Smith y John Carlos promovieron los derechos civiles con saludos del poder negro desde el podio de medallas. Muhammad Ali fue un ícono racial y político, así como del boxeo. Y los Juegos Olímpicos de Moscú de 1980 y Los Ángeles de 1984 se vieron afectados por boicots relacionados con la invasión soviética de Afganistán.

Los atletas modernos, marcas en sí mismos, parecen cada vez más abiertos a causas que desafían a los funcionarios rectores de sus deportes. Por ejemplo, el ex mariscal de campo de los 49ers de San Francisco, Colin Kaepernick, quien se negó a ponerse de pie para el Himno Nacional en la temporada 2016 para protestar contra la brutalidad policial contra los hombres negros, encendió un movimiento deportivo y político mundial. Pero la protesta también enfureció a los dueños de la NFL que desdeñan la insubordinación de los jugadores. Y el hecho de que Kaepernick se haya ido hace mucho tiempo de la liga pone en duda la sinceridad de las campañas contra el racismo del deporte. La NFL también se vio arrastrada a un conflicto potencial entre sus muchos jugadores negros y algunos de sus seguidores conservadores, un hecho que el expresidente Donald Trump explotó arrastrándolo a su guerra cultural.

Otras ligas, como la NBA, han apoyado más abiertamente la expresión política de los jugadores. Pero es una línea delgada. El baloncesto también ha enfrentado críticas por sus lucrativos vínculos comerciales con China, que, al igual que Qatar, es conocida por la represión.

La sensación de que los atletas pueden estar sujetos a estándares morales más altos que su gobierno también es clave para la disputa actual en el golf. Los críticos han criticado a los principales profesionales por tomar dinero de Arabia Saudita, cuyos ciudadanos constituían 15 de los 19 secuestradores el 11 de septiembre de 2001. Pero el reino se beneficia de las enormes ventas de armas de EE.UU. y el presidente Joe Biden fue allí este año en busca de más producción de petróleo para aliviar los altos precios de la gasolina.

La próxima Copa del Mundo probablemente verá aún más activismo político ya que se llevará a cabo en EE.UU., Canadá y México en 2026.

El torneo también mostrará otra forma en que el mundo ha cambiado. El fútbol, a pesar de la Copa Mundial organizada por Estados Unidos en 1994, ha luchado por dar el salto cultural para convertirse en un deporte profesional dominante en Estados Unidos, a pesar de la alta participación juvenil. Pero el torneo destacará el control que tiene sobre las comunidades de inmigrantes y de la diáspora de EE.UU., un grupo demográfico político cada vez más importante en el país.

Desde que el deporte se volvió global, siempre ha reflejado tendencias y conflictos sociales, culturales y religiosos, a pesar de los llamados de los puristas para que siga siendo un espacio libre de la política.

Por lo tanto, es una buena apuesta que cuando el circo futbolístico llegue a Estados Unidos en 2026, alguna nueva controversia fuera del campo competirá con el marcador por la atención.



Enlace fuente leer más

Romina

Romina

Romina es una entusiasta de los idiomas de España. Estudió español y francés en la Universidad de Salamanca y se graduó recientemente. Tiene intereses en todo el mundo de habla hispana y es fanática del idioma en general.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *