ANÁLISIS | Activistas que luchan por el derecho al aborto en EE.UU. pueden aprender de los avances recientes en América Latina


Bogotá, Colombia (CNN) — La posibilidad de que Estados Unidos revoque décadas del derecho al aborto —algo que se materializó esta semana en un borrador de opinión filtrado por el juez de la Corte Suprema, Samuel Alito— provocó ondas de choque en muchos países de América Latina, donde muchas organizaciones feministas a menudo han visto a EE.UU. como un modelo de mayores derechos y libertades reproductivas.

Sin embargo, ese modelo ha dado un vuelco en los últimos años. Así como varios estados de EE.UU. han establecido más barreras para el acceso al aborto a través de diversas restricciones, algunos países de América Latina se han movido en la otra dirección, con un número creciente de países que liberalizan dichas leyes.

Laura Gil, ginecóloga y activista por el derecho al aborto en Bogotá, Colombia, experimentó este cambio de manera directa. “Recuerdo que nos reuníamos con profesionales de la salud en EE.UU. y durante años siempre nos miraban con admiración por nuestra lucha por ampliar los derechos reproductivos. Ahora es todo lo contrario”, dijo a CNN.

La doctora estaba en Florida para una de esas reuniones cuando se conoció la noticia de la filtración el lunes. Sus colegas estadounidenses fueron menospreciados, dijo. “Vienen de un entorno donde el aborto es legal, mientras que para nosotros el aborto solía estar prohibido y ahora no lo está”, señaló.

Gil estuvo al frente de una campaña popular de un año para legalizar el aborto en Colombia, un movimiento que logró su objetivo en febrero cuando la Corte Constitucional falló a favor de legalizar el aborto hasta las 24 semanas de embarazo.

La decisión de Colombia siguió a medidas similares que fueron implementadas recientemente en México y Argentina, donde las defensoras del derecho al aborto que se manifestaron colectivamente como la «ola verde» —el color elegido por el movimiento— celebraron sus victorias.

El Senado de Argentina votó a favor de legalizar el aborto hasta las 14 semanas en diciembre de 2020, convirtiendo al país en la nación más grande de América Latina en legalizar la práctica en ese momento.

En septiembre, la Corte Suprema de Justicia de México dictaminó por unanimidad que penalizar el aborto es inconstitucional, una decisión que se espera que siente un precedente para el estado legal del aborto en todo el país, aunque los estados individuales han avanzado a diferentes ritmos en su implementación.

Y apenas el mes pasado, después de años de batallas judiciales, Ecuador dio un primer paso para liberalizar sus leyes al legalizar el aborto para embarazos que ocurrieron como resultado de una violación hasta las 12 semanas.

Una mujer sostiene una pancarta que dice «Es mi cuerpo, yo decido» en Saltillo, México, luego de que la Corte Suprema del país dictaminara que penalizar el aborto es inconstitucional en septiembre.

Lecciones valiosas

Ahora que parece que los papeles podrían estar cambiando, algunas activistas latinoamericanas dicen que pueden ofrecer lecciones valiosas a sus contrapartes estadounidenses para defender el derecho al aborto.

Giselle Carino, una abogada argentina que participó en la campaña por el aborto legal en su país, ahora se desempeña como CEO de Fos Feminista, una alianza feminista de más de 170 organizaciones en todo el mundo, con sede en Nueva York.

“Veo a Argentina con mucho orgullo, por supuesto, porque fue un esfuerzo verdaderamente democrático”, dijo Carino a CNN.

«Nos tomó 20 años y tuvimos muchas derrotas. Cuando lo logramos, fue porque la movilización fue enorme: la gente hablaba del aborto en las mesas, en los bares, en los cafés, y al mismo tiempo logramos poner a las mujeres en posiciones de poder. Elegimos representantes feministas que tratarían de expandir nuestra lucha”, afirmó.

«Esas fueron las dos lecciones: hacer del aborto un tema central y avanzar a través de victorias políticas, poco a poco», agregó.

Activistas por el derecho al aborto celebran en Buenos Aires después de que el Senado de Argentina aprobara un proyecto de ley para legalizar el aborto hasta las 14 semanas en diciembre de 2020.

Carino señala la victoria presidencial de Donald Trump en 2016 como un punto de inflexión para el derecho al aborto. «Este es su legado porque, ¿quién puso a esos jueces en la Corte Suprema? Es un legado de autoritarismo y ataques a los derechos humanos básicos. Cuando eliges a un líder como Trump, el daño es mucho más profundo que cuatro años en el poder», comentó.

No obstante, Carino considera que la anulación de Roe v. Wade está lejos de ser una derrota. En cambio, lo ve como un llamado a los activistas progresistas para que renueven su lucha por los derechos reproductivos completos y como una oportunidad para elegir políticos que apoyen esos objetivos en las elecciones intermedias en EE.UU.

“Estados Unidos sabe cómo poner a la gente en la calle, mira Black Lives Matter. Este es el momento de elegir líderes feministas”, dijo.

A pesar de los marcados logros del movimiento a favor del derecho al aborto en algunos países latinoamericanos, los activistas aún se preocupan por el frágil estado del derecho al aborto en varios países de la región.

Justicia social

Durante mucho tiempo, la sociedad ha sido hostil hacia las mujeres que buscan el aborto en América Latina, donde la iglesia católica sigue siendo una gran influencia, aunque la influencia de las iglesias protestantes está afectando cada vez más las políticas en países como Brasil.

En muchos países latinoamericanos, las mujeres enfrentan un procesamiento penal y largas sentencias de cárcel por el procedimiento y, en algunos países, incluso por aborto espontáneo.

En El Salvador, por ejemplo, Sara Rogel pasó casi 10 años en prisión luego de ser condenada por asesinato luego de perder su embarazo en lo que dijo fue una caída en su casa cuando tenía 22 años.

Activistas en El Salvador se manifiestan contra la violencia de género y a favor del derecho al aborto en San Salvador en 2016.

Los activistas por el derecho al aborto temen que ese pueda ser la realidad para algunos estados de EE.UU. dentro de unos años.

“Una gran victoria de la lucha feminista en América Latina es mostrar que el aborto es un tema de justicia social”, dice Luisa Kislinger, una activista venezolana por el derecho al aborto que ahora vive en Estados Unidos.

Venezuela solo permite el aborto cuando la vida de la persona embarazada está en riesgo, con miles de abortos clandestinos realizados en el país cada año por personas que no pueden pagar el viaje al extranjero para el procedimiento, dijo Kislinger a CNN.

Si bien es difícil recopilar datos sobre abortos ilegales, organizaciones como Faldas-R, una ONG con sede en Caracas que brinda asesoramiento a personas que buscan interrumpir sus embarazos, dicen que más del 70% de las personas que buscan su ayuda viven en la pobreza.

“En Venezuela, el aborto está efectivamente prohibido para las mujeres pobres, y eso a menudo significa mujeres negras, indígenas, discapacitadas… todas estas son minorías”, dijo Kislinger.

“Es exactamente lo que podría pasar en EE.UU., porque las comunidades como los afroamericanos, los latinos o los inmigrantes a menudo no tienen los recursos para recibir un aborto (allí también)”, afirmó.

Los datos del Instituto Guttmacher, una organización de investigación que apoya el derecho al aborto, respaldan esta preocupación.

El aborto está «cada vez más concentrado entre las mujeres de bajos ingresos», según el grupo, que dice que «las mujeres de bajos ingresos y que carecen de cobertura de seguro para el aborto a menudo tienen dificultades para reunir el dinero para pagar el procedimiento».

«Como resultado, a menudo experimentan retrasos en la obtención de un aborto o se ven obligadas a llevar a término su embarazo no deseado».

Este otoño, los activistas latinoamericanos por el derecho al aborto tendrán todos los ojos puestos en Brasil, donde el principal candidato presidencial y expresidente Luiz Inácio Lula da Silva dijo recientemente que todos deberían poder acceder a un aborto.

Es probable que Da Silva y el actual presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, quien es un acérrimo opositor de la legalización del aborto, se enfrenten cara a cara en las elecciones de octubre. El propio Ministerio de Salud de Brasil reconoce que el país se encuentra entre el 25% de los países con las leyes de aborto más restrictivas.

Para cuando Brasil elija su camino, en EE.UU., el derecho federal al aborto bien podría ser cosa del pasado.



Enlace fuente leer más

Romina

Romina

Romina es una entusiasta de los idiomas de España. Estudió español y francés en la Universidad de Salamanca y se graduó recientemente. Tiene intereses en todo el mundo de habla hispana y es fanática del idioma en general.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.