¿Cómo ayudar a tu adolescente a mantenerse activo?


(CNN) — No es ningún secreto que el ejercicio es importante para la salud, sea cual sea tu edad. Y es tentador asumir que los menores no tienen problemas para mantenerse activos. Al fin y al cabo, existe la clase de gimnasia en el colegio, el recreo para los más pequeños y los deportes organizados, muchos deportes organizados. Pero los menores, y especialmente los adolescentes, son mucho menos activos de lo que se cree.

Los adolescentes deberían realizar al menos 60 minutos de actividad física moderada o vigorosa cada día, según la Organización Mundial de la Salud. Sin embargo, un estudio de 2019, publicado en la revista académica The Lancet Child & Adolescent Health, mostró que menos del 20% de los adolescentes escolarizados de todo el mundo realiza esta cantidad de actividad, y las chicas son menos activas que los chicos. En Estados Unidos, esa cifra es solo ligeramente superior, ya que el 24% de los menores de entre 6 y 17 años son físicamente activos durante 60 minutos al día, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés).

¿A qué se deben estas cifras tan desalentadoras? A muchas cosas. El atractivo de los deportes organizados se está desvaneciendo, sobre todo debido al aumento de los costos, el compromiso de tiempo y la naturaleza a menudo hipercompetitiva. Solo el 38% de los niños de 6 a 12 años practicaba un deporte organizado en 2018, frente al 45% de 2008, según el Instituto Aspen. La pandemia de covid-19 puede haber acelerado aún más la tendencia a la baja, escribió el Instituto Aspen en su informe State of Play 2021.

Luego está la tecnología. Casi la mitad de los adolescentes estadounidenses dicen estar conectados «casi constantemente«, según un estudio del Pew Research Center, frente a solo el 24% en 2014-2015. Y el recreo y el tiempo de juego al aire libre ya no son obligatorios en la mayoría de las escuelas, dijo Carol Harrison, fisióloga clínica sénior del Centro Oncológico MD Anderson de la Universidad de Texas en Houston. Además, hoy en día hay más niños que van a la escuela en auto que en el pasado, cuando iban a pie o en bicicleta.

ejercicio adolescentes

Un paseo en bicicleta es el tipo de actividad física en la que pueden participar y disfrutar los miembros de toda la familia. Crédito: vm/E+/Getty Images

«Muchos niños también llegan a una casa en la que ambos padres pueden no haber llegado aún a casa del trabajo», dijo Harrison. «El resultado, muy a menudo, es jugar con la computadora y ver la televisión, que con gran frecuencia van acompañados de la ingesta de bocadillos poco saludables».

Esta falta de movimiento es preocupante, dicen los expertos, y no solo desde el punto de vista del peso. Además de mejorar la salud cardíaca, muscular, ósea y metabólica, el ejercicio regular ayuda a mejorar la coordinación y la agilidad, y el consiguiente aumento del flujo sanguíneo también es útil para el cerebro.

«Los estudios han demostrado que los niños que practican actividad física a diario mejoran en general su atención y concentración, lo que se traduce en un mejor desempeño académico», afirma. «También ayuda a controlar los impulsos y a gestionar mejor las emociones».

Formas de impulsar la actividad física

¿Cómo conseguir que tu hijo adolescente empiece a ejercitarse? Aunque suele ser un reto, hay muchas formas de introducir más actividad física en la vida de los menores.

Haz del movimiento una experiencia divertida y social

Nadie quiere que le digan que salga a correr. En cambio, busca actividades que puedan disfrutar todos juntos. Puede ser algo tan sencillo como un paseo en bicicleta en familia, una ronda de lanzamiento de pufs o una excursión al parque con los amigos. En los días libres, programa una acampada en la que se incluya una sesión diaria de natación, senderismo o remo.

ejercicio adolescentes

El patinaje mantiene a los niños en movimiento. El ejercicio también mejora la concentración y la atención de los jóvenes. Crédito: Sutthichai Supapornpasupad/Moment RF/Getty Images

«Concéntrate en la diversión», dice Harrison. «Con la mayoría de los niños, la diversión es un ingrediente necesario». También lo es el aspecto social. «Los estudios han demostrado que la razón número 1 por la que la mayoría de los adultos comienzan y continúan un programa de ejercicio es el componente social», dijo. «A los niños les ocurre lo mismo».

Considera los deportes organizados

Los deportes organizados son buenos para ayudar a los adolescentes a establecer conexiones sociales y aprender a perseverar y trabajar en equipo. Pero algunos programas se centran más en ganar y menos en cultivar habilidades. Si su hijo está ansioso por dominar un deporte en particular, un programa competitivo puede ser una buena opción. Pero los adolescentes que practican deportes organizados por la diversión y la socialización pueden preferir un entorno menos competitivo.

Y ten en cuenta que los entrenadores desempeñan un papel importante en el nivel de actividad de un equipo, dice Jennifer Agans, profesora adjunta del Departamento de Gestión de Actividades Recreativas, Parques y Turismo de Penn State, en University Park, Pensilvania. Algunos dirigen prácticas menos activas, en las que los jugadores pueden pasar mucho tiempo escuchando instrucciones o esperando su turno en un ejercicio de tirar a la canasta.

No todos los niños van a disfrutar de los deportes organizados, especialmente si no son competitivos. Pero tal vez les guste la escalada, el patinaje o las artes escénicas. «Mi punto de entrada fue el circo juvenil», dijo Agans, «y el trapecio es una actividad juvenil en auge actualmente».

No te cierres a opciones diferentes

ejercicio adolescentes

La escalada es una gran actividad alternativa para los adolescentes, sobre todo para los que no practican deportes organizados. Crédito: Dedy Andrianto/E+/Getty Images

También están la danza, el yoga, las artes marciales, el ultimate frisbee, el bádminton y el pickleball, entre otros. La tendencia actual es el ejercicio de realidad virtual, algo que, según Agans, será muy importante en el futuro. Los estudios ya demuestran que puede tener un efecto positivo en la actividad física.

Muévanse sin darse cuenta

El ejercicio no equivale estrictamente al deporte. Las tareas de la casa queman calorías, por ejemplo, así que asigne a sus hijos las más apropiadas para su edad y que requieran más movimiento. Piensa en cortar el césped o pasar la aspiradora en lugar de limpiar el polvo o secar los platos. Crear un jardín es otra buena opción, dice Harrison, ya que los jardines implican plantar, regar, arrancar las malas hierbas y mucho más.

ejercicio adolescentes

Tareas como cortar el césped son una buena manera para que los adolescentes suden y quemen algunas calorías. Crédito: soupstock/Adobe Stock

Las competencias también pueden fomentar la actividad. Reta a tu hijo a ver quién corre más rápido, hace más abdominales o camina más pasos cada día o cada semana. Utiliza pequeños regalos como recompensa. Y no pases por alto el trabajo voluntario, que suele implicar mucho movimiento. Tal vez puedan participar en un evento de construcción de senderos o ayudar a alguien a embalar y mover cajas.

Pon atención a tu hijo adolescente

Si los adolescentes de repente no muestran interés por una actividad que normalmente disfrutan, siéntate a hablar con ellos. Quizá su falta de interés por la natación se deba a que de repente les da vergüenza que los vean en traje de baño, dice Agans. O tal vez quieran abandonar el fútbol porque un nuevo compañero se burla de ellos, o porque no tienen ningún amigo en el equipo este año.

«Este tipo de limitaciones interpersonales pueden impedir que la gente realice las actividades que le gustan», dice, así que no dés por sentado que tu hijo ha perdido repentinamente la motivación para moverse. Podría estar ocurriendo algo más.

Esté atento también a los signos de adicción al ejercicio, que implica un exceso de ejercicio y suele estar relacionado con los trastornos alimentarios. Los signos de ejercicio compulsivo incluyen perder mucho peso, hacer más ejercicio después de haber comido mucho o haberse saltado un entrenamiento, y negarse a saltarse un entrenamiento, incluso cuando está cansado, enfermo o lesionado.

Destaca los aspectos positivos

Cuando los adolescentes encuentren actividades que les gusten, asegúrate de señalar todos los aspectos positivos que resultan de aumentar su nivel de actividad, ya sean músculos más fuertes, mejor sueño o mayores niveles de energía. Eso puede ayudarlos en los días en que su motivación decae, algo que les ocurre tanto a los niños como a los adultos.

«Los niños pueden aprender a emocionarse con el movimiento», dice Agans. «Tenemos que ponerlos en un camino en el que tengan una base de disfrute con el movimiento que les haga buscar la actividad cuando sean adultos jóvenes».

— Melanie Radzicki McManus es una escritora independiente especializada en senderismo, viajes y acondicionamiento físico.



Enlace fuente leer más

Romina

Romina

Romina es una entusiasta de los idiomas de España. Estudió español y francés en la Universidad de Salamanca y se graduó recientemente. Tiene intereses en todo el mundo de habla hispana y es fanática del idioma en general.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.